“Las nenis", emprendedoras que lideran negocios en redes sociales

Son las Nuevas Emprendedoras de Negocios por Internet. Ilustración: Betsy Doodles

Era una noche cuando navegando en las redes sociales, me topé con una publicación que llamó mi atención “venta de libros”. En la lista publicada, tenían títulos que hace tiempo buscaba y lo mejor, estaban a buen precio. No dude en contactar a la vendedora quien de las formas más atentas que he visto, me brindo los precios y lugar de entrega. Esa fue mi primera vez de compras con “una neni”, aunque en esa época no se les llamaba así.

Tras acordar los detalles, nos encontramos en una estación de la línea dos del metro, justo al lado de los torniquetes. A pesar de que tuve un contratiempo y la contacté para avisarle, por si deseaba irse porque demoraría un poco, muy atenta me esperó. De aquella experiencia han pasado cinco años y desde entonces he sido clienta de diferentes “nenis”, y sí, muchas me escriben “neni”, quienes en los últimos días han cobrado fuerza.

“Las nenis”, como se ha bautizado a este grupo de vendedoras, se caracterizan por ofrecer sus productos en redes sociales (especialmente en grupos), entregar en diferentes puntos de la ciudad como el metro o centros comerciales, y especialmente por el trato que dan a sus clientes al usar términos como “neni”, “hermosa”, “linda”, entre otras palabras bonitas, que finalmente dan una buena experiencia al cliente.

Si bien este tipo de comercio se realiza desde hace años, ha sido durante la pandemia que han cobrado fuerza, tanto por el confinamiento como por la perdida de empleos o reducción de salarios que se han dado en los últimos meses.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, indican que en los primeros seis meses de la pandemia, cerca de 3.2 millones de mexicanas perdieron sus empleos, aunque antes de la crisis sanitaria, también eran ellas las que enfrenaban más retos de inclusión laboral.

Esta razón así como percibir bajos ingresos, ser jefas de familia, costear estudios o simplemente tener un ingreso extra, es lo que ha motivado a las mujeres a comenzar negocios por internet teniendo buenos resultados, aunque en las últimas semanas se han convertido en blanco de burlas y memes.

Contra la estigmatización

A pesar de que las vendedoras llevan muchos años vendiendo, en los últimos días han sufrido discriminación porque el término “neni” se usa de forma despectiva, pues desacreditan este tipo de micronegocios al no ser los negocios tradicionales o emprendedoras, pero ¿realmente lo son?

Emprender, de acuerdo con la Real Academia Española, significa “acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño”, siendo un negocio “la utilidad o interés que se logra en lo que se trata, comercia o pretende”, por lo que “las nenis” sí se clasifican como emprendedoras. Si a esto se le suma que ellas son las que hacen varios trabajos a la vez como community manager, repartidora, cobranza, ventas, logística, manufactura (sobre todo si es algo que ellas mismas fabrican), entonces su micronegocio está completo.

Por ello, es que el significado del término se ha cambiado, pasando de ser la forma en que se escriben a un acróstico: Nuevas Emprendedoras de Negocios por Internet, y ha sido esta forma que muchas mujeres han sacado adelante a sus hijos al ser madres solteras, que han pagado estudios, viajes escolares o se han mantenido durante el desempleo.

Otro punto importante es que no solo las mujeres son las que venden por esta vía, ya que también hay hombres, a quienes se les ha apodado “nenis bro”, que ofrecen la misma forma de venta, aunque sin palabras bonitas.

Daniel es consumidor de cigarros electrónicos y las esencias que utiliza las compra, en su mayoría a través de redes sociales, WhatsApp y recientemente Telegram, donde hombres son los que le venden.

“De la marca que más compró, venden en negocio fijo pero también ofrecen por redes sociales, así que los contacto y a dónde se los pida me lo llevan o quedamos en un punto medio. Muchos también son amigos y sí, me dicen que ganan muy bien si se dedican bien a la venta”, expuso a El Economista.

En la categoría de nenis bro, también están los que ayudan a sus esposas, parejas, hijas o hermanas a hacer las entregas.

Víctimas de inseguridad

Además de las burlas recientes, “las nenis” han enfrentado otros retos, siendo el principal la inseguridad.

Desafortunadamente muchos de los clientes las contactan con el objetivo de asaltarlas, extorsionaras o cometer otra actos. Por ello, es que para muchas entregas van acompañas por un familiar o amigos para garantizar su seguridad.

En diferentes grupos de ventas es común encontrar mensajes de alerta "cuidado cuando entreguen en este punto, hay gente asaltando...” o “atención con este cliente...”. También se comparten recomendaciones para hacer entregas seguras o sobre los mejores lugares para citar a los clientes, formando así una red de apoyo y protección entre ellas.

Otro de los problemas que ya enfrentaban antes de la pandemia es la prohibición de su venta en el metro. En diferentes estaciones del transporte público, policías se les acercaban para indicarles que estaba prohibida la venta, por lo que podrían ser sancionadas o incluso arrestadas. En algunos casos, se les pedía dinero para dejarlas ir o en otros, incluso les llegaban a quitar su mercancía, pese a que no comercializaban ahí, solo entregaban.

Finalmente está el tema de la informalidad. Si bien estos negocios han tenido un gran crecimiento, muchos se encuentran en la informalidad, sobre todo después de que la pandemia llegó al país. Solo 45% de las mujeres en México tiene un empleo remunerado, de las cuales 57% está en la informalidad, indica el Inegi.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario