Negocios sociales no son para hacerse rico

Foto EE: Angélica Pineda

¿Impulsar la donación de sangre es un negocio rentable? Samuel González considera que sí. Pero su estrategia no es salir a la calle a pedir a la gente que done, sino que le acerca un servicio de salud que permite conocer a potenciales donadores, quienes tienen la opción de donar el tejido a cambio de la evaluación médica.

Aún con un modelo de negocios ya probado con clientes, la empresa fundada por Samuel González y Roberto Garza, Circula Vida, avanza cuesta arriba. El reto no amedrenta al emprendedor, quien aclara: los negocios sociales no son para hacerse rico, ni su finalidad es hacer dinero. Su meta es resolver un problema social.

“Los negocios sociales no se habían considerado como algo factible, pero tienen todo el potencial, aunque siempre enfocados a que no son para hacerse rico, no son para ganar dinero, son para resolver un problema social. Esa debe ser la meta y el sentido del emprendedor”, considera el médico regiomontano.

Circula Vida es un ejemplo de emprendimiento social que asociaciones como Ashoka y el Inadem quieren multiplicar. Por ello, en septiembre pasado firmaron un acuerdo de intención, en el que se comprometieron recursos para proyectos sociales y ambientales, como dio a conocer el presidente del Inadem, Enrique Jacob Rocha, durante el anuncio del Global Social Business Summit (GSBS) 2014, que se celebrará en México los próximos 28 y 29 de noviembre, en la Expo Bancomer Santa Fe.

El funcionario federal dijo que en el 2015 se abrirá una modalidad en la convocatoria 3.3 Impulso a emprendedores y empresas a través del Programa de Emprendimiento de Alto Impacto, para apoyar de manera específica a proyectos con impacto social y ambiental. La bolsa ascendería a 300 millones de pesos.

DÉFICIT EN DONACIÓN DE SANGRE

En México, según cifras del Centro Nacional de Transfusiones (CNTS), cada año se captan 1 millón 800,000 unidades, las cuales son ocupada en su totalidad. El 97% proviene de familiares que se ven obligados a cubrir un requisito de hospitalización y el resto son donaciones voluntarias. La cifra es inferior a las 5 millones de unidades que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De ahí la importancia de la labor que realiza Circula Vida, que por cada donación que obtiene, ayuda a salvar tres vidas. La empresa fue fundada en 2013 y surgió durante un diplomado sobre liderazgo social.

Consiste en ofrecer exámenes médicos a empleados de empresas a través de una unidad móvil. Las valoraciones tienen un costo y analizan aspectos como diabetes, obesidad e hipertensión. A los empleados que cuentan con buena salud se les ofrece la opción de donar sangre en lugar de pagar el examen.

“Para el siguiente año estimamos llegar a 24,000 valoraciones médicas. La mitad de éstos van a estar en la posibilidad de donar al momento de la valoración. Si conseguimos que uno de cada dos done sangre, serían unas 6,000 personas y con ello incrementaremos en 500% la donación de sangre en Nuevo León”, estima Samuel González.

Personal de hospitales y bancos de sangre, con los que Circula Vida tiene convenios, son los encargados de extraer la sangre de los voluntarios. Las ganancias se reinvierten en campañas de concientización y se analiza la posibilidad de contar con más unidades móviles.

La empresa cuenta con el respaldo de Impact Hub y Femsa, que aportan conocimiento y apoyo en especie, como el mantenimiento en sus talles de la unidad móvil.

El equipo de trabajo está compuesto por cinco colaboradores. Los valores que fomenta la empresa son la solidaridad entre empleados y para con los clientes; seguridad en los procesos de valoración y donación; viabilidad del negocio y la colaboración.

Emprender no es fácil, más si se trata de negocios dirigidos a atender un problema social. Sin embargo, Samuel González recomienda a los jóvenes que caminan por esta ruta como primer paso vencer el miedo, decidirse y actuar.

“Una vez que vences el miedo, las puertas y las oportunidades comienza a abrirse de manera impresionante. En Circula Vida hemos recibido una cantidad de apoyo y retroalimentación del ecosistema en Monterrey. Aún falta cohesión del ecosistema, y se entiende porque está creándose, pero si atacamos esa situación, el potencial que tiene México para empresas sociales es grandísimo”.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario