Necesario diseñar políticas públicas de emprendimiento: GEM

La pandemia nos mostró que algunos emprendedores son resilientes. Foto: Shutterstock

Ante la crisis económica están surgiendo emprendedores
por necesidad y se requiere que nazcan en la formalidad

En México están surgiendo “emprendedores por necesidad”, pues ante la crisis económica generada por el Covid-19 y la pérdida de empleos, los mexicanos optan por emprender un negocio; sin embargo, están naciendo en la informalidad.

Para impulsar la permanencia de los negocios y que estos sean formales, se requieren políticas públicas de emprendimiento, destaca el Global Entrepreneurship Monitor (GEM).

“Es necesario que se reduzcan los trámites burocráticos entre los países en desarrollo, es importante formalizar el espíritu emprendedor informal para garantizar que numerosos microempresarios no caigan en la pobreza, quizás de forma permanente”, destaca el estudio “Diagnóstico del impacto del Covid-19 en el emprendimiento, explorando remedios políticos para la recuperación”.

El estudio del GEM, realizado en más de 175 países, destaca que el desafío para el futuro del emprendimiento en México es lograr el diseño de políticas públicas que faciliten la actividad económica y la creación y formalización de nuevas empresas.

“La respuesta a emprender es natural, derivado la pandemia y la pérdida del empleo formal”, destaca José Ernesto Amorós, profesor de EGADE Business School del Tec de Monterrey, quien participó en el estudio para el caso de México.

Precisa que también se ha visto la resiliencia de los negocios mexicanos, que tuvieron que renovar su modelo de negocio. “La pandemia nos mostró que algunos emprendedores son resilientes y prosperan, mientras que otros han visto sus desafíos y barreras existentes acelerarse y exacerbarse, restringiendo aun más sus posibilidades de éxito”.

En este panorama, son tres grupos de emprendimientos los que están surgiendo: el primero es bienestar y salud enfocado en el bienestar físico y mental; el segundo es la transformación digital en cadenas productivas, e-commerce y logística, y el tercero es volver a lo local, como desarrollo de servicios de proximidad.

Qué políticas públicas crear

En charla con El Econmista, Amorós destaca que los créditos que ha dado el gobierno para la recuperación económica de las mipymes como Tandas para el bienestar y Créditos a la palabra han sido “insuficientes”, porque sirvieron para capital de trabajo y pagar algunas nóminas, pero momentáneamente. Los créditos más grandes fueron otorgados por el Banco Interamericano de Desarrollo y mecanismos privados.

Para impulsar el emprendimiento se requiere un mecanismo público-privado más eficiente, destacó Amorós. Una opción sería que “la banca en general ingrese recursos a la banca privada y el estado sea el que dé el aval para activar ciertos mecanismos”, y así, bajar las tasas de interés.

Otra opción es la simplificación; “hacerle la vida al empresario mucho más fácil”, migrando procesos a lo digital y reducir costos y tiempo para crear una empresa y hacer más llevaderas las operaciones diarias contables y fiscales.

El tercero es crear una política industrial y apostar por sectores estratégicos, sobre todo en la recuperación económica como el turismo, manufactura avanzada y servicios financieros, finalizó Amorós.
.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario