Mipymes reducen su tiempo de vida

El éxito de las empresas depende de apoyos verdaderos y no sólo de aperturas rápidas. Foto: Hugo Salazar / elempresario.mx

Con el Sistema de Apertura Rápida de Empresas se abren compañías en menos de 48 horas, pero sin garantía de permanencia. Incluye Fotogalería

El promedio de vida de las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) que abren a través del Sistema de Apertura Rápida de Empresas (SARE) se ha reducido entre dos y seis años, cuando en el 2007 el promedio era de entre cinco y siete años, advirtieron especialistas.

“La falta de vinculación directa a programas de apoyo y financiamiento, el entorno económico actual, la poca competitividad en precios, calidad y distribución, además de la absorción por parte de las grandes empresas son factores que no permiten mantener en pie el negocio”, comentó Ramón Martínez, catedrático de la EBC especialista en Banca y Finanzas.

El SARE se ha quedado en la primera fase de las compañías, agregó el especialista, pero hay que entender que las MiPymes a nivel competitivo no dependen nada más de que se les abran las puertas para iniciar operaciones de manera eficiente y rápida.

Carlos Canfield, investigador del Departamento de Finanzas y Economía del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey, campus Estado de México, reconoció que éste es un avance positivo, “pero en la medida en que no está incorporado en una política que realmente ayude a las pequeñas empresas, el resultado de éstas siempre va a ser bastante pobre”.

El Sistema de Apertura Rápida de Empresas se creó en el 2002, con el objetivo de reducir los trámites y requisitos en tiempo y forma para aperturar un negocio a nivel estatal y municipal.

De acuerdo con datos de la Comisión Federal de la Mejora Regulatoria (Cofemer), hasta diciembre del 2009, mediante este sistema han abierto su cortina 166,029 MiPymes, las cuales han generado 460,577 empleos, y se ha destinado una inversión por 26,492 millones 786,392 pesos.


FALTA VINCULACIÓN

Para lograr el mantenimiento de estos resultados y crear empresas competitivas en México “es necesario ligar este programa con otras iniciativas del gobierno como incubadoras, programas de emprendimiento, ferias relacionadas con apoyos de los distintos sectores económicos y financieros en conjunto con la banca de desarrollo”, explicó Martínez.

Canfield sugiere que el SARE debería estar enlazado a programas relacionados con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Sistema de Administración Tributaria (SAT) para pagar los impuestos de forma sencilla.

“Es importante mantener vinculadas a las empresas con programas encaminados a la productividad como asesorías y capacitación”, agregó el especialista.


MUNICIPIOS, LA OTRA LIMITANTE

Fernando Rosas, coordinador de Estados y Municipios de la Cofemer, reconoció que llegar a las 31 entidades políticas del país no ha sido fácil. La falta de “voluntad política” ha mermado el avance.

La ausencia de regularización es casi generalizada en los estados de la República, acusó Rosas, “desafortunadamente muchos municipios siguen operando a través de un bando de buen gobierno o de policía, en el cual la actividad empresarial no se detalla y mucho menos se considera”.

Adelantó: “Un programa para el cual el Sistema de Apertura Rápida de Empresas resulta un complemento para la creación de empresas es el portal tuempresa.gob.mx Tenemos contemplado que para esta administración en cada oficina del SARE exista un módulo donde se permita constituir a las empresas conjuntamente. Sin embargo, hasta el momento no ha sido posible por falta de infraestructura y tecnología en los municipios”, explicó.

Estudios del Banco Mundial calificando al SARE indican que el promedio de tiempo que le implicaba a un empresario en México abrir su compañía en el 2006 era de 43.53 días, en el 2007 bajó a 36 días y en el 2009 hay un promedio, en las 32 entidades federativas, de 24.25 días, comentó el titular de la dependencia.

Rocío Giles abrió el Rincón Mágico, un negocio de venta de disfraces infantiles para toda ocasión el 6 de octubre de este año a través del Sare de Yautepec, Morelos, confiesa que se tardó menos de un día en hacer el trámite en el ayuntamiento del estado.

“El trámite fue muy rápido, me pidieron que llenara unas formas y que entregara una copia de mi credencial del IFE, se tardaron entre 18 y 20 horas. De esta forma evité la pérdida de tiempo”, cometa.

No obstante, la microempresaria está consciente de que necesita un programa de financiamiento para comprar más mercancía, además de cursos de capacitación que le indiquen cómo cerrar ventas para lograr la continuidad de su negocio.

Gustavo León, abrió su empresa el día 23 de octubre en el municipio de Cuahutitlan Izcalli en el estado de México, la cual se dedica al servicio de mantenimiento a subestaciones y servicios de ingeniería eléctrica, su nombre es MISSIE.

“Tardé aproximadamente 15 días para aperturar mi empresa. Pero como emprendedor me gustaría que me proporcionaran una red de clientes para poner en marcha mi organización y que nos contemplaran como proveedores del gobierno”, explica.