Más de 30 millones de personas recurren a financiamiento informal

Solo 12% lo usa en sus negocios. Foto: Especial

Entre 2012 y 2018, el acceso a herramientas de financiamiento informales (caja de ahorro del trabajo o conocidos, casa de empeño, amigos o conocidos, familiares), aumentó 5 puntos porcentuales, pasando de 34% a 39%, mientras que los formales solo crecieron cuatro puntos, de 27% a 31%, revela el estudio El crédito en México: productos, instrumentos y evolución, elaborado con datos de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

En relación a lo que más recurren 30.6 millones de personas adultas, destacan los préstamos de familiares con 24%, amigos o conocidos (15%), caja de ahorro del trabajo o de conocidos (7%) y casa de empeño (5%). En cambio, los 24.6 millones de personas que buscan un recurso formal, opta por las tarjetas de crédito (19.2%), seguido del crédito de vivienda (7%).

“El 27% de la población adulta utilizó un instrumento informal, lo que fue equivalente a 21.3 millones de personas adultas; el 10% de la población adulta usó dos instrumentos informales, lo que englobó a 7.6 millones de personas adultas; y el 2% de la población adulta recurrió a tres o más instrumentos de este tipo, lo que abarcó a 1.7 millones de personas adultas”, detalla el estudio.

De los solicitantes de estos financiamientos, 41% tiene educación hasta el nivel medio superior, además que 44% trabaja en el sector informal, mientras que 38% cuenta con empleo formal.

Guerrero (56%), Sonora (48%), Veracruz (47%), Colima (46%) y Sinaloa (45%), son los estados con mayor población que h buscando financiamiento informal. En Ciudad de México el porcentaje alcanzó 34 por ciento.

De quienes accedieron a financiamiento informal, 38% se concentra en la población femenina, mientras que 40% en la masculina, siendo ellos los que tuvieron un crecimiento de dos puntos porcentuales.

Al considerar la opción de un crédito formal, 56% nunca lo ha tenido, siendo la principal razón el no querer endeudarse (32%), porque no le interesa (26%) o no cumple con los requisitos, como tener empleo o ingresos altos (23%). Otro 10% no lo pide por las altas comisiones y un 4% por no confiar en las instituciones.

Son el bajo sueldo (11%) y el sobregasto (21%), las principales razones por las que las personas recurren más al financiamiento informal

Poco se destina a negocios

Al analizar el destino del dinero solicitado, sólo un 5% de las mujeres y un 7% de los hombres, lo destinaron a sus negocios, ya sea para insumos o hacerlos crecer.

En cambio, la mayor prioridad del dinero se destinó en los gastos del hogar como la comida, asuntos personales o pagos de servicios, así lo manifestaron 39% de las mujeres y 43% de los hombres.

En segundo término, 23% de las mujeres y 18% de los hombres lo enfocaron en gastos de salud.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario