Los problemas en la piel, la orillaron a emprender con productos libres de químicos

Los productos son libres de ingredientes químicos dañinos. Foto: Especial

Tiffany Masterson padecía de diversos problemas en su piel, desde sensibilidad, brotes, enrojecimiento y piel grasa, por lo que probó todo tipo de productos, hasta los “milagrosos” que tanto le recomendaban; sin embargo, solo algunos le daban algunos beneficios aunque no por mucho tiempo.

Entre los productos que utilizó estaba una barra limpiadora que prometía muchos beneficios e ingredientes sanos para la piel, pero al igual que los demás productos, no tuvo los efectos esperados, aunque le ayudó a entender el problema: todos tenían fragancias, siliconas, alcoholes sextantes o aceites que en lugar de beneficiar a la piel, la dañaban.

De esta forma, comenzó a investigar sobre los mejores ingredientes para la piel y lo que debía buscar en cada artículo, hasta que identificó a los “seis sospechosos”, como ella los llama: siliconas, aceites esenciales, protectores solares químicos, SLS, alcoholes secantes y fragancias/tintes. A partir de esto, decidió crear su propia marca: Drunk Elephant, que recientemente ingresó al mercado mexicano.

“Una vez que descubrí lo que funcionaba y lo que no funcionaba para mí, apliqué ese conocimiento para ayudar a otros y finalmente, para formular mis propios productos. Quería una línea de productos que fuera clínicamente eficaz, pero limpia y biocompatible al mismo tiempo: puedes estar entusiasmado por lo bien que funcionan, como cuando compras una marca clínica y también sentirte seguro, como cuando compras productos naturales para el cuidado de la piel”, explicó en entrevista con El Economista.

El secreto

Los productos de Drunk Elephant tienen una mezcla de ingredientes naturales y sintéticos de origen sostenible, como el aceite de marula, que se extrae de los granos de los frutos de los árboles de Marula y permite el equilibrio de la piel y retrasa el envejecimiento.

Como este, los aceites elegidos son extractos vegetales no fragantes y biodisponibles. 

Asimismo, utiliza ingredientes como retinol, ácido L-ascórbico, ácido glicólico, antioxidantes e ingredientes idénticos a los de la piel.

En sus presentaciones también mantiene un compromiso de salud. Por ejemplo, los envases lanzados desde abril de 2020 son reciclables, y están en proceso de que todos los productos se realicen bajo este principio.

Los inicios

A pesar de tener una nueva propuesta y la motivación suficiente, Masterson se ha enfrentado a diversos retos, por ejemplo, lograr que la gente que lleva mucho tiempo en el sector estuviera abierta de mente a lo nuevo.

“Tuve que pasar por encima de ciertos fabricantes, formuladores, empresas de envasado, entre otros. Estaban estancados en la rutina y querían quedarse con lo probado y verdadero. Les daba mis criterios y me respondían con algo que se había hecho un millón de veces. ‘Todo el mundo lo hace así, tú también deberías’, decían”.


Otro desafío fue con los clientes, ya que al elegir un producto, la gente busca productos que huelan bien, pero muchos de los ingredientes que les añaden para el aroma no son buenos para la piel. Cuando se enteran de ello, reconsideran cambiar de productos con ingredientes saludables y que huelen como lo que realmente son.

“Tuve que conseguir que la gente a mi alrededor confiara en que hacer las cosas de forma diferente puede funcionar, e incluso funcionar mejor en algunos casos”.

Asimismo, se enfrentó a los desafíos de no saber cómo comenzar un negocio, sólo tenía la pasión y la idea, pero con el apoyo de su familia logró lanzar su marca que ha tenido un importante crecimiento.

En este sentido, Drunk Elephant tiene presencia en México en las tiendas de Sephora.

“Quiero seguir ayudando a la gente con su piel”, finalizó.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario