Juegos y sueños de niños pueden ser emprendimientos

Business Kids los ayuda a crear sus empresas desde los 4 años. Foto: Especial

Cuando un niño habla de una idea que puede resultar fantástica o de algo que quiere hacer pero que no se ve muy viable, la primera reacción de los padres es creer que sólo se trata de un juego o un sueño por “la edad”; sin embargo, eso podría convertirse en un emprendimiento exitoso.

Conscientes del potencial que los niños tienen para convertirse en emprendedores, BusinessKids busca ayudarlos a diseñar su plan de negocios y a crear su empresa desde los cuatro hasta 14 años de edad.

Para la franquicia enfocada en el desarrollo del espíritu emprendedor, la razón por la que no se llega a emprender al ser adulto es la falta de educación de este tema desde la niñez.

“Los niños que no vienen de familias emprendedoras, no emprenderán tan fácil porque no tienen el aprendizaje, no conocen a detalle los flujos de la empresa, se ponen nerviosos, se pierden y llegan a cerrar sus negocios. Investigando, vimos que para evitarlo había que comenzar en la infancia”, declaró en entrevista a El Economista, María del Carmen Cabrera, fundadora y directora de Business Kids.

En un comienzo, el proyecto era visto como algo “para locos” y que no tendría futuro, pero tras demostrar pasión y perseverancia, hoy la empresa se ha posicionado como líder y ha tenido un buen crecimiento con presencia en ocho países con 72 franquicias.

Añadió que algo que ayudó a promover más la cultura del emprendimiento infantil fue que en 2015, la OCDE declaró que los niños sí pueden emprender. Un año después, la Secretaría de Educación Pública, les llamó para colaborar en la reforma educativa en la materia de emprendimiento para la cual diseñaron libros llamados El viaje de emprender.

María del Carmen, explicó que el método para promover el espíritu emprendedor, se basa únicamente con juegos que enseñan a crear negocios, diseñar empresas con valores y que contribuyan al cuidado del medio ambiente.

Negocio basado en la pasión

La fundadora indicó que los emprendedores se enfocan en diversas áreas como gastronomía o nuevas tecnologías, pero al final lo que les motiva a desarrollar sus proyectos son las cosas que les apasionan día a día.

Por ejemplo, algunos se enfocan en ser comentaristas deportivos, youtubers, escritores o creadores de diferentes productos.

Cabrera recordó el caso de Mía Escalante, una niña que desarrolló un shampoo para combatir los piojos y que incluso participó en el programa Shark Tank.

Otro caso es el de José Pablo, quien preocupado por ayudar a otros niños a aprender de negocios, escribió el libro El pequeño libro de negocios para niños.

“Otros han creado videojuegos, son fotógrafos de naturaleza, hay quienes tienen proyectos ecológicos para limpiar calles, con fundaciones, en fin, hay de todo. Aquí no se les obliga a nada, ellos ponen su negocio basado en lo que aman y eso es lo más rico de Business Kids”, resaltó.

Congreso Business Kids

Otro de los elementos fundamentales en el centro es ayudar a los pequeños emprendedores a crear alianzas y para ello, se realiza un congreso con niños de todas las sedes del mundo quienes por un fin de semana, aprenden diferentes experiencias que les permitan crecer y enfocar mejor sus ideas.

Cabrera indicó que el congreso que se realizará por cuarta ocasión en las playas de Acapulco, México, espera la asistencia de por lo menos 60 niños.

“Ya tenemos niños confirmados de Panamá, Colombia, Guatemala, Costa Rica, por mencionar algunos. El objetivo es que todos convivan y abran su mente, tengan un pensamiento global, hagan alianzas y vivan un congreso como lo viven los adultos, pero todo a través del juego y la diversión”, dijo.

Lograr inculcar la cultura emprendedora en los niños ha sido un reto para María del Carmen y aunque ha atravesado diferentes adversidades, ha logrado buenos resultados, pero para poder seguir creciendo y que en el futuro más adultos se atrevan a emprender, es necesario la colaboración de los padres de familia, escuchando y apoyando a sus hijos en todas sus ideas aunque puedan parecer un juego más.

“Padres, crean en sus hijos, permítanles luchar por sus sueños, déjenlos expresar sus ideas y vocación, y reconozcan que ellos pueden emprender. Los padres deben fomentar que toda actividad que hagan los niños, sea con mente emprendedora, pensando en el éxito y con confianza. Esas ideas deben convertirse en realidad”, finalizó.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario