Jokr, el unicornio que lleva tu pedido en 15 minutos

Sus proveedores son pymes. Foto: Especial

El mundo de las empresas unicornio, valuadas en 1,000 millones de dólares está creciendo; sin embargo, algunas empresas han tardado años en obtener este valor que a Jokr, startup de entrega a domicilio alcanzó en sólo ocho meses. ¿Cómo logró ser un unicornio en tan corto tiempo?, ¿a qué retos se ha enfrentado?, ¿cuál es su propuesta de valor?

El objetivo de Jokr es llevar las compras de supermercado a la puerta de tu casa en menos de 15 minutos y ofrecer precios accesibles, incluso los mismos que manejan las cadenas de supermercado.

Recientemente la aplicación de delivery cerró una ronda de financiamiento de 26 millones de dólares en Serie B, lo cual coloca a la compañía en 1,200 millones de dólares, convirtiéndola en unicornio después de sólo ocho meses de operación.

Aunque la empresa fue fundada en Estados Unidos, la startup se considera un “unicornio mexicano” debido a que el país donde inició operaciones es México.

“La primera ciudad que operamos en el mundo fue la Ciudad de México, entonces somos bastantes mexicanos, esto es un nuevo unicornio mexicano”, comentó en entrevista Germán Peralta, cofundador y CEO de América del Norte en Jokr.

La inversión obtenida será para continuar la expansión y llegar a nuevos mercados. “Estamos en proceso de abrir nuevas ciudades, nuestro propósito es abrir una ciudad nueva cada mes, dentro del territorio mexicano y estamos hiper comprometidos en llegar con una propuesta de valor que llegue a casi todos los mexicanos”.

Actualmente la compañía tiene presencia en Guadalajara, Monterrey, Querétaro y la Ciudad de México, también están presenten en Brasil y Estados Unidos.

La nueva transacción cuenta con el respaldo de inversionistas como Activant Capital, Balderton, Greycroft, GGV Capital, G-Squared, HV Capital, Kaszek, Mirae Asset, Monashees, Moving Capital, y Tiger Global, entre otros.

Jokr cuenta con más de 3,000 empleos formales, una tasa de retención de clientes del 50% y un ticket promedio de 300 pesos.

Los retos

Germán dijo que el mayor reto al que se ha enfrentado es construir la cadena de suministros, porque la empresa era nueva y desconocida. “Cuando no tienes un año le hablas a un proveedor para empezar a vender sus productos y no te conoce, no tienes historia, muchos te piden estados financieros de los últimos años y no existen”.

Para ello la startup tuvo que generar confianza con los proveedores, proceso que tomó mucho tiempo. “Espero que con esta noticia generemos buena confianza con los proveedores y que nos ubiquen”.

Proveedores

Jokr trabaja con proveedores locales, de sus cientos de proveedores, más del 20% son empresas pequeñas y medianas empresas.

“Tenemos paletas heladas orgánicas, jabones artesanales hechos por microempresarios. Nuestro propósito es darle al microempresario la opción de vender sus productos en línea, lo cual es mucho más difícil si se quiere hacer con las grandes cadena, porque te piden documentos, condiciones para entregar y demás, y cuando eres microempresario no tienes capacidad de hacerlo”.

Detalló que cada bodega es diferente, pues lo que se consume en una localidad no es lo mismo que en otra, por ello el equipo comercial analiza qué compran las personas de cada entidad y a partir de ahí se buscan a las marcas, pero también los proveedores pueden acercarse a la compañía para ofrecer sus productos.

En la Ciudad de México Jokr cuenta con 60 bodegas, cada una tiene un radio de 2 kilómetros cuadrados, lo cual hace que el pedido llegue en menos de 15 minutos, la data también es importante pues “al principio (al llegar a una nueva entidad) puede haber problemas de producto agotado, pero conforme se tiene más información se empieza a tener el volumen de inventario y volumen de rotación, y se van cambiando los productos de manera dinámica. Entonces la bodega que tenemos en Coyoacán es una bodega distinta a la que tenemos en Santa Fe”

“A los emprendedores siempre les digo que trabajen con pasión y que piensen en el consumidor. Si tú te enfocas en el consumidor, todo lo demás va a pasar”.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario