Jamie Siminoff, el emprendedor rechazado de Shark Tank pero que recibió inversión de Jeff Bezos y Richard Branson

Jamie Siminoff, regresó al programa cinco años después de presentar su empresa, pero ahora como juez. Foto: Especial

El sueño de los emprendedores pueden derrumbarse al presentarse en Shark Tank y no recibir financiamiento; sin embargo, esto no detuvo a Jamie Siminoff, fundador de Ring, empresa de timbres que se conectan por medio de WiFi y permite ver quién toca la puerta.

Después de ser rechazado en el programa de Estados Unidos en 2013, Jamie no se rindió y construyó una empresa valorada en mil millones de dólares, el reconocimiento de Jeff Bezos y fue invitado al programa, ahora como juez.

La historio del emprendedor empezó en 2011, cuando en un garaje de Los Ángeles, y con sólo 35 años, diseñó un timbre para puertas que se conectara a al WiFi y así poder ver, prácticamente desde cualquier lugar, quien tocaba la puerta.

Dos años después Jamie se presentó en el programa y aunque a los jueces les gustó la idea del negocio no invirtieron en él. Mark Cuban, uno de los tiburones dijo que creía que era un gran negocio, que se le veía futuro y un valor de 20 millones de dólares, pero simplemente no podía invertir en algo que no a tendría algún día el valor 70 millones.

“Estaba arruinado cuando fui a Shark Tank . Conduje hasta allí desde mi garaje, fui al programa, volví al garaje después y volví al trabajo. Yo era un verdadero soñador americano que asistía al programa para obtener dinero, y fue muy decepcionante”, relató el emprendedor para el portal Inc.

Ese año fue complicado para el emprendedor, había hipotecado su casa y tenía un niño de tres años. “Lo único que podía hacer era seguir intentándolo. Había noches en las que me despertaba a las 3 am llorando gritando ¿Cómo íbamos a llegar a mañana?”.

Richard Branson y Jeff Bezos apuestan por la compañía

Presentarse en el programa le ayudó a abaratar los costos y tener una misión más claras, además permitió que más personas conocieran su producto, uno de ellos fue Richard Branson, quien invirtió 28 millones de dólares.

De acuerdo con Forbes, en 2015 la inversión de Branson llegó después de que un visitante de su isla privada hablara de forma remota con un repartidor que estaba en su casa. “Aquí había un producto que iba a salvar su casa de ser robada: no podía creer que los tiburones dejaran ir a Jamie”.

En 2018, Ring obtuvo la atención de Jeff Bezos, fundador de Amazon y adquirió la empresa por mil millones de dóalres, lo que lo que representó una de las valoraciones más altas jamás presentadas en Shark Tank.

El regreso a Shark Tank

En 2018, Siminoff recibió una llamada telefónica de un productor de Shark Tank , invitándolo a aparecer como tiburón invitado en la temporada 2018, invitación que aceptó.

"Ring nunca habría sobrevivido o estado donde hemos estado si no hubiera sido por esa exposición", dijo Jamie Siminoff. Aunque no consiguió un trato, aparecer en el programa le permitió vivir su sueño, por lo que estaba ansioso por ayudar a otros a hacer lo mismo.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario