Inflación, la pandemia económica que pone en riesgo supervivencia de pymes

Pone en riesgo la supervivencia de las pymes mexicanas. Foto: Especial

A pesar de que se considere que se está saliendo de la pandemia del Covid-19, una de las mayores crisis para la economía y las empresas, sobre todo las pequeñas y medianas, que ahora están enfrentando es la inflación, que pone en riesgo la supervivencia de las organizaciones, el empleo y la economía mexicana.

Para Gerardo Cleto López Becerra, presidente del Consejo para el Desarrollo del Pequeño Comercio y la Empresa Familiar (ConComercioPequeño), la inflación que estamos viviendo en México comenzó siendo una enfermedad local, porque aunque influyen hechos como el conflicto entre Ucrania y Rusia, y el Covid-19, nuestro país ya tenía problemas económicos antes de la pandemia que se agravó con las medidas tomadas en los últimos dos años.

“Ya teníamos un problema de estancamiento desde 2020. Había sectores que esperaban la activación del inicio de sexenio, pero llega la pandemia y dos años después, apenas saliendo, México vive más el problema de estancamiento”, expresó en entrevista con El Empresario.

Detalló que el mayor problema se dio con las acciones tomadas contra el Covid-19 respecto al ámbito económico, lo que derivó en el cierre de empleos, no hubo inversión en salarios, se recortaron ingresos y no se dieron recursos de apoyo a las empresas, sobre todo a los pequeños comerciantes, como sí ocurrió en otros países.

“Se debe invertir en la recuperación del salario porque éste cayó y no se ha levantado. El gobierno no invierte en el salario, sigue siendo el mismo, cuando otros países han tomado medidas en ello. Se asegura que con las remesas se tendrá mejoría, pero las remesas son resultado de las políticas implementadas por Estados Unidos beneficiando a personas que envían dinero a sus familiares en México, no es algo que el gobierno haya hecho”.

Al primer trimestre del año, los precios se incrementaron 30%, dejando en desventaja a millones de familias que al tener el mismo sueldo o verlo reducido, no pueden costear los montos extras.

Aumento de la informalidad

Entre los sectores que más se han visto afectados por la pandemia de la inflación, destaca el de importación, por ejemplo, de aparatos electrónicos; alimentos básicos y populares, y el textil.

Por la pandemia del Covid-19, unos 1.6 millones de negocios cerraron, tan solo entre octubre de 2020 y julio de 2021, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

A pesar de que se vislumbraba una recuperación, la pandemia de la inflación sigue cobrando vidas de empresas, pues a diciembre de 2021, habían cerrado 800,000 unidades económicas, a las que se sumaron 200,000 entre los meses de enero y abril de este año, indicó López Becerra.

Esta situación, resaltó, está propiciando el aumento de la informalidad, negocios que establecidos en diferentes sectores, cerraron para vender en la vía pública, tianguis o redes sociales, sin pagar impuestos.

“Lo que estamos viendo es mucho ambulantaje, cajueleros que se ponen afuera de puntos estratégicos para vender su mercancía, las ‘nenis’ que venden en internet y más trabajadores de plataformas de delivery, quienes encuentran en estas opciones una forma de mantenerse a falta de un salario”.

En 2020, el valor agregado bruto de la informalidad alcanzó más de 114,500 millones de dólares, además que representó el 21.9% del producto interno bruto, indica el Inegi. Para finales de 2021, unas 32 millones 165,765 de personas, un 56.5% de la población ocupada en diciembre, estaban en este sector.

Plan contra la inflación

Ante los efectos de la inflación, el presidente de México Andrés Manuel López Obrador, anunció el Paquete Contra la Inflación y la Carestía (PACIC) que incluye medidas como la asignación de precios, combate a la inseguridad y control de escasez. Sobre los precios, indicó que no se trata de un control de los mismos como se ha pensado.

"No se trata de control de precios, es un acuerdo para garantizar que la canasta básica de alimentos tenga un precio justo y quiero agradecer la colaboración de los productores, empresarios y comerciantes porque han aceptado participar de manera voluntaria”, dijo.

Sin embargo, para el presidente de ComPequeño, sí es un control que no debe permitirse, porque representa dos desventajas: desabasto de productos y ventas en el mercado negro.

“No estamos a favor del control de precios, de los topados o fijados por la autoridad, nosotros promovemos, desde hace mucho tiempo, la estabilidad de los precios, los precios sugeridos para ver si el mercado los puede o no soportar. Eso significa que el precio, por ejemplo del limón, pueden variar de uno o dos pesos entre un puesto a otro, dependiendo la calidad y tamaño, pero no todos con el mismo precio”.

El implementar este tope de precios conlleva al desabasto de productos y al venderlo por fuera a otros precios, lo que también reduce los inventarios.

En este sentido, el presidente de México señaló que parte de las bases de su plan es aumentar la producción de los principales granos que se consumen en el país como maíz, frijol y arroz; para construir una reserva que garantice su presencia. De esta manera, se aminorará la precisión de los precios sobre una mayor oferta.

Propuestas de acción

Tras la presentación del paquete de acción, López Becerra coincide con el presidente en que se debe crear un plan económico de choque, en la importancia de que los costos de productos no sigan en carrera ascendente, en trabajar por controlar la inflación y combatir el problema de inseguridad en carreteras, donde se cometen los robos de productos.

A esto, suma propuestas como invertir en la recuperación del salario de los trabajadores mexicanos, un tema que sigue pendiente, e implementar la estabilidad de precios. Si la situación no se mejora, se puede incrementar exponencialmente la pobreza, desempleo e informalidad.

“Estamos en una economía de sobrevivencia, donde no se llega a final de quincena con el salario que se tiene. Podríamos pasar de estar en sobrevivencia a ‘canibalismo’, aplicando la ley de la selva, un futuro oscuro”, finalizó.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario