Haz que tu pyme renazca de la crisis como el Ave Fénix

Haz que tu empresa se renueve e innove en la era post covid. Foto: Especial

La resiliencia siempre ha estado presente en los humanos, pero ha sido durante la pandemia que se ha resaltado la importancia de adoptar el concepto en las empresas, sobre todo para las pequeñas y medianas (pymes) que han sido las más afectadas por la crisis. Si desean seguir vigentes, deben transformar su organización en una resiliente.

“Ya vemos la resiliencia como realidad, no como moda. Entendemos la resiliencia como una fuente de inspiración, el arte de hacer cosas increíbles y significativas con recursos limitados, tal como simboliza nuestro fénix de origami”, explicó Arturo Vargas, co creador del movimiento Somos la Resiliencia, durante su participación en la jornada de pláticas del Día de las mipymes, organizado por el Centro de Competitividad en México.

Detalló que la resiliencia más que entenderla como aguantar o resistir, se trata de la capacidad de adaptación que tiene un ser vivo ante situaciones adversas, para lo que se necesita mucho valor que permita dejar la zona de confort y atreverse a cambiar a pesar del miedo e incertidumbre.

Añadió que el concepto, se conforma de siete pilares:

  1. Introspección: análisis de lo que tienes
  2. Independencia: las cosas que se deben soltar
  3. Capacidad de interacción: se trata de saber comunicarse con los colegas y cómo comunicar ideas
  4. Capacidad de iniciativa: para buscar cómo resolver problemas de manera diferente
  5. Creatividad: cómo resolver problemas generales de forma diferente
  6. Ideología personal: debe fundamentarse en valores
  7. Sentido del humor: a final del día hay que divertirse. El humor libera mucha energía positiva.

Cambio cultural

Para ser resiliente, primero, hay que comenzar por hacer un cambio cultural, uno de los procesos más difíciles, ya que los humanos nos resistimos a lo nuevo, pero salir de esa zona de confort, es lo que permite a la empresa renacer “como el Ave Fénix”.

“En la cultura de cambio, la resistencia es un área de oportunidad. Los cambios son importantes pero por naturaleza nos resistimos. Esa transformación es el factor de la resiliencia” expuso Vargas.

Enrique Acosta Álvarez, experto en resiliencia organizacional, detalló que una vez aceptado el cambio, el plan de preparación hacia la resiliencia debe comenzar con lo siguiente:

  1. Realizar las preguntas adecuadas: así se puede ver qué es lo que se necesita en la organización. Hay que hacer un check list.
  2. Diagnóstico ágil: las respuestas obtenidas, permitirán determinar el estado de la empresa y saber qué hacer.
  3. Establecer hipótesis: se realiza una propuesta que debe bajar de lo urgente, a lo importante y a lo trascendente. Lo urgente, por ejemplo, cómo consigo flujo, lo importante es cómo avanzar y lo trascendente es cómo remodelar el negocio para ser sostenible y escalable.
  4. Implementar acciones: una vez teniendo las hipótesis y el diagnóstico, vamos a la matriz de resiliencia, para determinar en qué punto se está la organización y con qué comenzar.

El papel de los líderes

Para los especialistas, el papel de los líderes es crucial para lograr la transformación. El líder debe tener la capacidad de delegar, pero para hacerlo, se empieza por marcar las pautas o imponer a los colaboradores el cómo, qué y por qué hacer las cosas en la organización.

En este sentido, los líderes deben cambiar su forma de relacionarse con los colaboradores, tener mayor cercanía y generar un mejor ambiente, pero ¿cómo?

Lo primero es redescubrir a los colaboradores con entrevistas cara a cara para saber lo que sienten, anhelan y sienten.

“Pregúntale cómo está la persona, cómo está la familia, qué recursos han utilizado, los retos que han enfrentado durante estos meses, cómo podrías darle mejores opciones de trabajo, entre otros temas. Por ejemplo, si ofreces internet como valor agregado, el colaborador tendrá un mayor plus de productividad”.

En segundo término, podrías facilitar laboratorios de vivencias y experiencias de los colaboradores para generar soluciones innovadoras y reconocerlos a través de beneficios cualitativos y cuantitativos.

El tercer punto es crear canales de comunicación que generen confianza, sin temor y de forma directa con los líderes y compañeros.

En cuarto punto está aplicar programas de re inducción para que los colaboradores reconecten con la filosofía de tu empresa.

El quinto paso es promover la creación de nuevos códigos de comportamiento que faciliten su adaptabilidad con la nueva realidad en su esferas personal y familiar.

El sexto paso es provocar cambios en el manejo de los tiempos para facilitar la ejecución de sus tareas y actividades fundamentales para cada persona y puesto.

El séptimo es convocar a tu círculo más cercano de colaboradores para revisar y redefinir los objetivos metas de tu empresa.

Finalmente, está acercarse a lo clientes para conocer sus necesidades y requerimientos

“Haz con lo que tienes, reaprende lo que sabes, empatiza, visualiza y experimenta. Nadie sabe lo que viene, pero sí sabemos lo que somos y lo que podemos, con resiliencia”, finalizó Arturo Vargas.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario