Guía para cambiar el giro de tu negocio a restaurante y reabrir

El negocio podrá abrir de 7la mañana a 10 de la noche y a 30% de capacidad. Foto: Shutterstock

La Ciudad de México permanece en semáforo naranja y los bares y antros aun no podrán abrir; sin embargo, se les permitirá cambiar su giro a restaurantes para afrontar la crisis que ha generado el Covid-19 al estar cerrados por cuatro meses.

De esta forma los bares y salones de fiesta podrás reabrir como restaurantes de 7 de la mañana a 10 de la noche y a 30% de capacidad, siguiendo los lineamientos sana distancia.

El anuncio lo dio a conocer la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum el domingo pasado, al dar a conocer la apertura de cines, museos, bares y salones de fiestas.

“No quiere decir que se reabran las actividades, lo que estamos diciendo es que estos negocios pueden cambiar de giro a restaurantes o fondas, precisó la jefa de gobierno.

¿Cómo y dónde hacerlo?

José Merino, titular de la Agencia Digital de Innovación Pública precisó que los bares y salones de fiesta que quieran cambiar de giro podrán hacerlo solo con registrarse de forma gratuita en línea y seguir las indicaciones solicitadas en el local.

Tan sólo se requiere ingresar la página covid19.cdmx.gob.mx/medidassanitaria (a partir del 10 de agosto) y llenar un formulario que requiere nombre o razón social, domicilio para ir o recibir notificaciones y dirección de correo electrónico.

También se solicita la denominación o nombre comercial del giro y giro mercantil que se pretende ejercer, ubicación y superficie total del local.

Apara el registro, se requiero ingresar con LLAVE CDMX, si no cuentas con ella puedes obtenerla en llave.cdmx.gob.mx.

La LLAVE también facilita la inscripción de restaurantes al programa Ciudad al Aire Libre, que permite promover que restaurantes coloquen enseres al exterior en calles, estacionamientos y banquetas determinadas.

El gobierno de la Ciudad de México precisó que la medida será temporal y estará vigente hasta que la entidad pase a semáforo verde, “por lo que los establecimientos que realicen el cambio de giro deberán cumplir con estricto apego a las medidas sanitarias y el aforo permitido en restaurantes”.

En caso de no cumplir con las medidas, los negocios se harán acreedores a una suspensión temporal de actividades hasta por 15 días; en caso de reincidencia, permanecerán cerrados hasta que el Semáforo Epidemiológico de la Ciudad de México lo permita. Para ello el INVEA realizará recorridos por la entidad.

Medidas sanitarias para restaurantes

-Priorizar la instalación de mesas en espacios abiertos. Los restaurantes que lo hagan podrán tener un aforo del 40 por ciento (sumando el interior y exterior); si sólo tienen mesas al interior el aforo será del 30 por ciento.

-Uso de ventilación natural; de no ser posible, el sistema de ventilación sólo podrá operar con recirculación de un mínimo de 30% hacia el exterior en las áreas de comensales y la recirculación del aire al interior está prohibida. El sistema y los filtros deberán desinfectarse y limpiarse constantemente.

-Filtros sanitarios para la detección de síntomas y toma de temperatura (no mayor a 37.5º C) al ingreso del personal, proveedores y clientes. No se le permitirá la entrada a quienes presenten algún síntoma.

-Música ambiental a un volumen máximo de 62 decibeles. Esto con el fin de que las personas no tengan que alzar mucho la voz y con eso emitir más microgotas de saliva.

-Meseros: uso obligatorio de careta y cubrebocas todo el tiempo.

-Los manteles y servilletas deben cambiarse después de cada servicio; las mesas se colocan con 1.5 m de distancia y en zig-zag, o en su defecto se colocan barreras físicas.

-Está prohibido fumar en todas las áreas (incluyendo las designadas para ello). No usar menús impresos e individuales, únicamente pizarrones, carteles o tableros en la pared o menús electrónicos.

-Es necesario el uso constante de gel antibacterial al 70% de alcohol; y fomentar el pago por medios electrónicos (CoDi) y colocar la propina en los lugares señalados.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario