Flujo de caja para tu pyme, un aliado durante Covid-19

Ayudará a tomar mejores decisiones. Foto: Especial

La pandemia del coronavirus a diario causa más estragos tanto en la salud como en la economía, y una de las regiones que más lo está padeciendo es América Latina.

Datos del Fondo Monetario Internacional (FMI, por sus siglas en ingles) indican que se espera un decrecimiento de 5.2% en la región, especialmente porque las micro, pequeñas y medianas empresas, representan 99% de las empresas totales, son las más afectadas por la falta de liquidez y el cierre de operaciones, sobre todo si sus servicios no son considerados de primera necesidad.

La situación está provocando que los pequeños empresarios entren en crisis y estrés que puede conducirlos a tomar decisiones erróneas o las menos efectivas para salvar su negocio. Por ello, es necesario buscar estrategias de administración y control del negocio, y una de ellas es el flujo de caja.

Un flujo de caja es un indicador de liquidez que representa las entradas y salidas de dinero efectivas que se dan en una empresa. Su importancia radica en poder diferenciar las entradas de dinero y las de salida, porque no todas las ventas son ingresos ni todos los gastos son egresos.

Lo más importante es recordar que en el flujo de caja no se analizan las ganancias o pérdidas, sino el saldo de la empresa, lo que permitirá tomar mejores decisiones.

Asimismo, éste debe hacerse de manera anticipada, antes de que empiece a correr el período de tiempo planeado, por ejemplo, en los días que la emergencia sanitaria está pactada. La información utilizada es con base en lo que se tiene o se puede predecir.

Los tipos

Para crear un flujo, hay que conocer los tres tipos existentes para identificar el que se desea para el negocio.

  • Flujo de caja operativo: engloba los flujos que entran y salen de la empresa por concepto de sus operaciones o actividad comercial, es decir, los ingresos por ventas y los gastos por pago a proveedores.
  • Flujo de caja de inversión: ingresos y egresos que tiene la compañía de acuerdo a las inversiones que tenga. En este se reflejan los cobros que se tienen por activos no corrientes, así como los pagos que deben hacer. Se entiende también como el dinero que ha ingresado y egresado por concepto de una inversión.
  • Flujo de caja financiero: contiene la cantidad de efectivo que ha ingresado por concepto de emisión de acciones o deuda y los egresos que se han tenido que realizar por concepto de pago de dividendos a los accionistas.

Cómo mantener el flujo

Daniel Aterhortúa, CFO de Alegra.com, empresa de tecnología con soluciones de contabilidad, administración y facturación electrónica, explica que para mantener el flujo en estos momentos, se recomienda seguir lo siguiente:

Analizar la situación de cada empresa

Realiza un análisis de la situación actual de la empresa para mantener la calma antes de tomar decisiones drásticas. Preguntas como ¿cuál es la modalidad de trabajo? ¿cómo va tu cadena de suministro? ¿se necesita un ajuste de operaciones? ¿mis clientes pueden y quieren seguir consumiendo mis productos o servicios? son las primeras que se deben resolver.


Plantear escenarios y soluciones posibles


Para ello se pueden tener las siguientes alternativas:

  • Disminuir la inversión o redirigir esfuerzos de promoción. Revalorar cómo se puede llegar a los potenciales y actuales clientes reduciendo el costo de difusión, o inclusive sustituyendo por aquellos que no generen costo alguno. Aprovecha el contacto con tus clientes actuales para entender mejor cómo comunicarles tu oferta de valor. 
  • Disminuir las cantidades a producir para evitar caer en excesos de inventario y así controlar los costos variables.
  • Reducir costos y gastos no necesarios para la operación de la empresa.


Tener presente los gastos prioritarios

Toda empresa tiene gastos prioritarios que son necesarios para que la operación no se vea afectada. Entre esos gastos están: salarios de colaboradores, pago a proveedores, seguridad social e impuestos.

De acuerdo con el análisis y las situaciones que se vayan presentando se puede entrar a negociar con cada uno de los casos.

En el caso de los impuestos, varios países de Latinoamérica ya han tomado medidas fiscales para mitigar el impacto en las Mipymes. Con los colaboradores, se debe recordar que son fundamental para la operación del negocio, así como la buena relación con los proveedores, por lo que la estrategia debe enfocarse en mantener su bienestar.


Implementar una cultura de caja en la empresa

Si ya se ha analizado la situación, planteado los escenarios posibles y priorizado los gastos, se va por muy buen camino para la construcción de una cultura de caja deseada, pero también se debe lograr que los días de cuentas por cobrar sean menores a los días de cuentas por pagar, así como fortalecer la relación con los bancos para seguir buscando alternativas.

Ser estricto con los gastos y enfocarse en proyectos que tiene relevancia ante la situación, ayudarán a una cultura de caja viable.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario