Estudiantes crean brazo robótico para industrias y prótesis

Foto: Cortesía

Con HandBot, las empresas pueden usarlo para manipular productos o compuestos a los que no se debe exponer a una persona. También se busca implementar para prótesis.

Cuando se tiene una meta por cumplir, no importa la edad que se tenga, sino las ganas y pasión por llevarlo a cabo, y muestra de ello son Esmeralda Saucedo Córdova y Alejandro Valle Tapia, quienes mientras estudiaban la preparatoria, mejoraron el prototipo de un brazo robótico, lo que les dio el primer lugar en el Segundo Concurso Estatal de Aparatos y Experimentos de Física, organizado por la Universidad Autónoma de Coahuila (UAdeC).

Con el brazo HandBot, las empresas pueden usarlo para manipular productos o compuestos a los que no se debe exponer a una persona. De igual manera, se buscará enfocarlo en el área de la salud para utilizarse como prótesis a un precio competitivo.

“El prototipo surge como proyecto para graduarnos como técnicos en mecatrónica del Instituto Tecnológico Don Bosco. Iniciamos con la búsqueda de materiales para que el brazo fuera ligero y resistente, y desarrollamos una carcasa de aluminio galvanizado con las medidas y estructura semejante a una extremidad real; la mano es de aluminio y cuenta con gomas especiales para un mayor agarre de los objetos”, relata Esmeralda Saucedo, hoy estudiante de ingeniería en mecatrónica del Instituto Tecnológico de Saltillo.

Lo siguiente fue diseñar un circuito (arduino) en el antebrazo para que fuera el principal elemento del brazo robótico, es decir, el cerebro que ordena qué hacer a cada uno de los cinco servomotores, los cuales son los responsables del movimiento de cada dedo. El que así funcione el aparato responde a la programación que también crearon Esmeralda y Alejandro, actual estudiante de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas de la UAdeC.

“En este prototipo se utilizaron potenciómetros para regular la intensidad de la energía. Después de haber concluido la prepa seguimos investigando y supimos de unos sensores flexibles, los hicimos nosotros y se nos ocurrió colocárselos a un guante, de manera que cuando una persona lo usa y mueve los dedos el brazo robótico haga lo mismo. Puede funcionar manual o automáticamente, de acuerdo con la programación”, refiere Saucedo Córdova.

Después de varios rediseños y pruebas con distintos materiales, el circuito es mucho más pequeño y la mano es muy semejante a una humana. El desarrollo se encuentra en trámite de patente y el costo actual del prototipo es menor a 5,000 pesos, más económico que los existentes en el mercado nacional.

“Seguimos trabajando para que la estructura del brazo sea más liviana, ya sea en material de impresión por 3D o algún otro más fácil de adquirir”.

Sobre la posibilidad del uso del brazo robótico como prótesis médica, Esmeralda Saucedo señala que hace falta trabajo. “Es difícil, pues tendremos que cambiar los implementos del guante por sensores musculares, nerviosos y conectarlos. Lo vamos a intentar.

“No obstante, nuestro proyecto podría entrar en la rama de enseñanza en alguna escuela de medicina, porque el brazo fue diseñado siguiendo la anatomía humana y ello puede ser didáctico para los alumnos, es decir, el arduino actúa como el cerebro que manda señales para generar los movimientos, los servomotores son los músculos y el hilo nylon que genera los movimientos de cada dedo son las articulaciones”, concluye.

CRÉDITO: 
Agencia ID