Enriquecedor, saber que puedes salvar vidas

Foto EE: Angélica Pineda

El emprendedor reflexiona sobre cómo la tecnología puede ayudar a potenciar la labor de las ONG. Por lo pronto su sistema deslocalizado para dar seguimiento a las mujeres embarazadas ya se aplica en ocho estados.

Fernando Rojas Estrada es ingeniero en Electrónica. Fue llamado por el Instituto Carlos Slim de la Salud para desarrollar un sistema móvil que da seguimiento al embarazo, lo que permite disminuir el riesgo de muerte de la mujer en ese periodo al recibir atención oportuna. Por eso fue reconocido hace unas semanas como el Innovador Social 2014, por Technology Review del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Recibir la distinción fue para Rojas Estrada, egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), una experiencia enriquecedora, como también lo fue saber que con su proyecto ayuda a salvar vidas. Pero además hace que se replantee cómo puede la tecnología modificar el manejo de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG)

“Darle un giro a cómo se manejan las ONG en este ambiente tecnológico para ser más ambiciosos, más emprendedores y globales. Que la tecnología le llegue a más personas… pero estoy convencido de que si ayudas a las personas, si generas trabajo con lo que estás haciendo, entre todos podemos crecer”, comenta.

LEE TAMBIEN: Startups van a desarrollar los antibióticos

El sistema deslocalizado desarrollado por Rojas y un grupo de médicos del Instituto consiste en una kit para visitas domiciliarias, donde se hace la valoración médica de la embarazada. La información se sube a la nube, donde está accesible para los doctores del centro de salud. Con esto, los médicos pueden dar una mejor atención a la mujer y con ello evitar complicaciones.

Es replicable y accesible. El personal de campo cuenta además con un equipo médico básico para la valoración de la mujer y el producto. La información se almacena cuando no hay conexión a internet y se sincroniza una vez que detecta alguna señal.

Se trata de un proyecto que ya se aplica en ocho estados de la República, asegura el emprendedor. Adelanta que el sistema será transferido a los centros de salud, aunque el Instituto Carlos Slim mantendrá los derechos de propiedad intelectual, para evitar que pueda ser comercializado.

En este proyecto, el sector productivo puso de su parte. Hubo empresas proveedoras “a las que metimos en muchos problemas. Nos decían que los proyectos que les llevábamos los hacían pensar en cosas que no habían desarrollado. Ahora ellos tienen el Know how y comienzan a crecer. Como dicen ‘innovación jala innovación’”.

Pero falta integrar actores. Rojas Estrada reconoce que los investigadores no caminan al mismo ritmo que los empresarios. “Es un mundo donde las cosas se tardan demasiado y eso impide que puedas tener cosas y generarlas”.

Por último, Rojas Estrada reflexiona sobre su experiencia en el EmTech y lo que vio en ese ambiente impregnado de innovación tecnológica.

“Pienso que nos puede abrir muchas puertas como Instituto, conocer más gente, más ideas. Veía cada proyecto y pensaba eso nos puede ayudar si lo aplico. Ha sido una experiencia muy enriquecedora”.

angé[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario