Endulzan la inversión de sus franquiciatarios

Desde sus oficinas, ubicadas en la colonia Guerrero, han hecho crecer este negocio familiar a través del modelo de franquicias, entre otras estrategias.

El negocio "surgió en 1953, con el matrimonio de mi padre y de mi madre, y su deseo de independizarse", relata Alejandro, director de franquicias.

Ellos, agrega, eran empleados de una compañía trasnacional y con el afán de ofrecer un futuro mejor a sus hijos decidieron emprender su propio negocio.

"En un principio comercializaban productos que tenían demanda en aquel entonces como velas, papel estraza y materias primas. Conforme pasó el tiempo, el chispazo fue de mi mamá para meter un mueblecito con algunos dulces. La sorpresa fue que ese mueblecito se vaciaba y llenaba varias veces al día, así que cambiaron el giro", detalla.

La visión de estos empresarios fue acertada. Hoy, México es el primer consumidor de dulces y chocolates en Latinoamérica, con la venta de 150,000 toneladas.

Datos de la Asociación Nacional de Fabricantes de Chocolates, Dulces y Confiterías ubican al país como el décimo consumidor de dulces a nivel mundial.

La producción en México, que incluye la fabricación artesanal e industrial, es de más de 335,000 toneladas de las que 185,000 se exportan.

En vez de televisión…

Alejandro cuenta que las enseñanzas de su padre para dirigir el negocio llegaron desde su niñez.

La empresa estaba ubicada en la propiedad de la familia. La casa estaba arriba y las ventas en la planta baja.

"Desde siempre fuimos parte del negocio. Cuando regresábamos del kinder, el camión escolar nos dejaba en la tienda, ahí hacíamos la tarea y veíamos cómo atendían a los proveedores y a los clientes", cuenta Alejandro.

"En vez de televisión aprendíamos cómo se hacía el negocio, jugábamos en la bodega y muchos de nuestros clientes nos conocen desde pequeños", agrega.

Las enseñanzas ahí están; sin embargo, la empresa ha evolucionado. Del mostrador pasaron al autoservicio, para cumplir con la demanda de sus clientes.

"En México el autorservicio nos gusta mucho. Queremos elegir el producto que nos agrada y tardarnos el tiempo que nos plazca, viendo la variedad de sabores, etcétera", detalla Hernández.

No pararán

Bajo el eslogan "Dulce María, la atención especial que usted quería", los planes de esta empresa no pararán para seguir inaugurando nuevas sucursales, todas bajo el esquema de franquicias.

La compañía se acercó a especialistas para realizar el manual de procedimientos y formalizar todas las actividades para que los futuros inversionistas puedan llevar el negocio con éxito.

"El acercarnos a los expertos nos dio mejores prácticas de negocio. Es importante acercarse a los que saben, no ser celosos ni caer en la soberbia, hay que ver que hay personas más preparadas y con conocimientos para hacernos crecer y Dulce María lo hizo", explica.

"Este 2009 lo vamos a cerrar con tres nuevas franquicias, una en Progreso Nacional, otra en Indios Verdes y una más en Cuajimalpa", concluye.

[email protected]

CRÉDITO: 
Carmen Castellanos