Empresas familiares no están preparadas para adoptar tecnología

Se sienten vulnerables frente a la disrupción digital y los ciberataques. Foto: Shutterstock

Se sienten vulnerables frente a la disrupción digital y los ciberataques.

En México, 75% de las empresas familiares (EF) dice tener valores y propósitos empresariales claros que les ayudarán a tener un crecimiento anual de doble digito; sin embargo, no se sienten preparadas para los retos tecnológicos de acuerdo con datos de la novena edición de la Encuesta Global de Empresas Familiares 2018, realizada por PwC.

La encuesta, en la que participaron 81 organizaciones mexicanas, detalla que sólo 44% de las EF a nivel global reconoce la necesidad de una transformación tecnológica, pero los líderes empresariales “están apenas despertando a la realidad de la inteligencia artificial, el Internet de las Cosas, la impresión 3D y la robótica”.

En cuanto a las EF mexicanas, 17% afirma sentirse vulnerable frente a la disrupción digital y 42% a los ciberataques. A nivel global, el porcentaje es de 30% y 42%, respectivamente.

La encuestada también detalla que 64% de las compañías mexicanas planea tomar medidas para incrementar las habilidades digitales de sus colaboradores durante los próximos 24 meses.

Asimismo, la última encuesta global digital IQ de PwC señala que en la estrategia de transformación digital de la organización debería involucrarse el CEO y el CFO.

“Si bien las empresas en México avanzan cada vez más en la digitalización, aún hay mucho por hacer. Es necesario lograr una mayor penetración tecnológica, para lo que se requieren, por lo menos, de cinco a 10 años”.

A pesar de lo anterior, las nuevas generaciones en las EF aceptan el cambio digital. Para David Wills, líder global de Emprendimiento y Empresas Privadas de PwC, “la digitalización es un aspecto en el que la brecha generacional puede ser positiva, ya que equilibra el entusiasmo de las nuevas generaciones por adoptar la tecnología digital y la cautela de la generación actual para adoptar los cambios propuestos”.

Así, 69% de las EF alienta a los integrantes de la siguiente generación a obtener experiencia fuera del negocio familiar, esto porque reconocen que no cuentan con la innovación tecnológica suficiente y es mejor tener experiencias diversas.

De las EF mexicanas, 63% señala tener un plan estratégico formal a mediano plazo, mientras que 21% no cuenta con uno. Cabe destacar que 21% de las compañías espera cambiar su modelo de negocio en los próximos dos años, aunque 60% dice que adquirirá especialización profesional fuera de la familia.

Sin embargo, las compañías deberán contar con una función fiscal digital eficiente, que se apalanque en tecnología, lo cual permitirá que el talento tenga más tiempo para desarrollar otras habilidades y sean más creativos.


Valores

Los valores para las EF son un impulsor en el crecimiento, pues aquellas con valores sólidos y propósito claro tienen más posibilidades de asegurar un buen desempeño a largo plazo en medio de la disrupción y registran un crecimiento anual de 10% o más frente a aquellas que titubean en sus valores, además de mejorar la reputación con los clientes y colaboradores.

Al respecto, 93% de las EF posee una idea clara de los valores y el propósito de la empresa.

El panorama de las empresas familiares es alentador, en el 2018, 75% de estas compañías creció y 48% lo hizo a doble dígito, frente a 69%, que lo hizo a nivel mundial.

“Parte del éxito de nuestras empresas familiares se basa en su capacidad para generar confianza, crecer de forma sustentable y cuidar de los colaboradores y las sociedades donde se integran”, destacó Mauricio Hurtado de Mendoza, socio director de PwC México.

Financiamiento

Entre los retos más importantes que enfrentan las empresas familiares están la incertidumbre en el entorno económico, así lo determina 96% de las compañías mexicanas, y el financiamiento, pues a pesar de que las EF representan 82% de las compañías en México, el financiamiento aún es un reto, 81% aún recurre a los bancos, aunque 39% empieza a considerar otras opciones, como el capital privado, mercado bursátil e inversión de capital de otras familias u oficinas familiares.

Por otra parte, 59% de las EF mexicanas exporta y 90% de las firmas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores tiene representación familiar en el capital y control.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario