Emprender es de locos, pero con el tiempo se vuelven visionarios

Isaac Kohab creó su primer negocio a los 16 años. Foto: Especial

La edad no es una barrera para emprender, a sus 25 años, Isaac Kohab está al frente de dos emprendimientos tecnológicos: Klu y Britus, el primero una solución bancaria para pequeñas y medianas empresas y la segunda una fintech especializada en criptoactivos y blockchain.

La idea de crear un negocio surgió a sus 16 años, cuando diseñó un proyecto de logística que consistía en almacenes que importaban mercancía.

Después replicó el modelo, pero la falta de experiencia y la mala administración lo llevaron a quebrar el negocio en dos ocasiones.

“En el momento me cuestioné mi capacidad de hacer las cosas, pero cuando eres un emprendedor, con alma emprendedora, sabes que la depresión no te puede durar más que unas horas”, relató Isaac en entrevista.

Sin embargo, la mala experiencia no lo derrumbó, aprendió de ello y buscó no cometer los mismos errores.

En el 2017, cuando trabajaba en una Unión de Crédito, se obsesionó con la libertad financiera y también conoció a su socio Alberto Djemal. Juntos comenzaron a envolverse en temas de blockchain y entender lo que estaba pasando en Europa y Asia en esos temas.

Así surgió Klu, fintech que ofrece una tarjeta de débito corporativa a las pymes mexicanas, permitiéndoles conocer la salud financiera del negocio al administrar sus gastos e ingresos y al poco tiempo Britus.

Ser joven no es una limitante

Isaac comenta que ser un emprendedor joven no le ha cerrado las puertas, pero no ha estado solo, se ha apoyado en socios y ha tenido que prepararse para que lo tomen en cuenta, y así, la edad no sea una limitante.

“Siendo el más joven, a veces en algunas juntas o citas de inversión, la primera impresión era ‘¿quién es este niño?’, pero siempre he creído que el conocimiento es poder. Me he nutrido mucho de conocimiento y experiencias en los últimos años, lo cual me ha permitido tener una dialéctica, discurso y conocimiento financiero, importante a la hora de platicar con la gente”.

Isaac comenta que la mayoría de los emprendedores en fintech son personas jóvenes, lo cual está rompiendo el tabú de que un emprendedor joven no es serio.

“Viene una generación nueva que está lista para empezar a hacer estos negocios, el sector de inversión lo está notando y ve una oportunidad en ello”, resalta.

Emprender es de locos

El joven emprendedor destaca que emprender es la mejor decisión que puede tomar alguien, pero también es lo más difícil, porque existen retos complicados, incluso pueden llamarte “loco”.

“Los locos con el tiempo nos convertimos en visionarios, porque un emprendedor al inicio de su camino casi siempre empieza siendo un loco por estar intentando algo diferente, y eventualmente, cuando logra su cometido la gente le dice “¿cómo lograste tu objetivo?”. La realidad es que es un tema de perseverancia y resiliencia.

Para Isaac, el emprendedor debe estar convencido con su filosofía y sus ideales, porque “eso es lo que hace que sigas el camino, porque te enfrentas a muchos ‘no’, a muchísima gente que te dice que estás loco”.

Por ello le recomienda a los emprendedores entender que los fracasos son un camino más del éxito, siempre hay altas y bajas, pero eso no debe matar la visión que los motivó a emprender.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario