Elimina los enredos en tu empresa familiar

Los negocios entre familiares, un arma de doble filo / elempresario.mx

Cuando se forma un negocio, generalmente una Mipyme, el dueño generalmente tiende a recurrir a aquellas personas con las que siente más confianza: la familia. Sin embargo, esta situación genera trampas que el dueño debe evitar a fin de tener una mejor administración.

Carlos Miguel Barber Kuri, vicerrector académico de la Universidad Anáhuac México Sur, explica que cuando se forma una empresa “el dueño no necesariamente tiene el conocimiento de cómo manejar, dirigir o administrar su propia negocio”.

Esta es una de las trampas de las empresas familiares: la capacidad entre ser dueño y saber dirigir la empresa. Agrega Barber Kuri: “no se tiene capacitación, asesoría o conocimiento para administrar la empresa; esto genera una administración informal que hace que se pierda la visión a largo plazo”.

Otra de las trampas que surge es la confusión a la hora de fijar retribuciones. Es común que el promedio de salario para un puesto sea más bajo que el pagado por el dueño-director de una empresa familiar.

Fernando Cabrera, director asociado de la División de Negocios del Tecnológico de Monterrey Campus ciudad de México, explica que esa situación “no tiene otro nombre que nepotismo. Las consecuencias pueden ser muchas, falta de capacidad y altos gastos en la empresa.”

Con más de 20 años de experiencia en dirigir empresas familiares, Cabrera explicó que es fundamental dividir a la empresa de la familia y reclutar personal con base en capacidades y no en afectos.

El afecto es un arma de dos filos, pues “el afecto puede hacer que los lazos sean más fuertes; el problema es cuando esos lazos comienzan a controlar el rumbo de la empresa, pues se pierde dirección y capacidad de mando”, explica Barber Kuri.

[email protected]

CRÉDITO: 
Ana Paula Flores