Día de Reyes, el más triste para comerciantes establecidos

Se espera una caída de ventas en 50% en comparación con 2020. Foto: El Economista

A pesar de que el 6 de enero significa alegría para niños y adultos, esta edición será la más triste en años para los comerciantes establecidos del país, pues las ventas tendrán una caída de 50% en comparación con 2020, provocado por la pandemia del Covid-19 y la crisis económica, por lo que esperan captar una derrama económica estimada en 8,700 millones de pesos.

El presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), José Manuel López Campos, afirmó en este 2021 la celebración del Día de Reyes será diferente, debido a la pandemia del Covid-19 que encendió en algunas entidades el semáforo epidemiológico en color rojo, lo cual llevó al establecimiento de restricciones en los establecimientos comerciales y la movilidad de algunas ciudades.

A pesar de que los juguetes son los productos más demandados en esta fecha, por la tradición de niños de varias regiones del país de solicitarlos a los Reyes Magos, otros giros de los artículos electrónicos, principalmente lo más novedoso en tecnología como los videojuegos, tabletas, celulares, consolas electrónicas, laptops, seguidos por la tradicional rosca, dulces, ropa y calzado tenían incrementos por ese festejo.

En años anteriores con el Día de Reyes cerraba un período de “de las mejores ventas” para los comercios establecidos, principalmente jugueterías, pastelerías y panaderías, que incrementaban sus transacciones desde noviembre con El Buen Fin. Sin embargo, este 2021 será atípico y romperá con esa tendencia.

El sector que tiene gran demanda de sus productos es la panadería, por la tradicional rosca de reyes, que se vuelve en estas fechas el artículo comestible de mayor consumo, ya que en los hogares mexicanos suelen ser compartidas por las familias y amigos acompañadas de bebidas, como chocolate, café, atole y leche, dijo, aunque la previsión es que la temporada será austera.

“En este inicio de año se romperá una cadena de incrementos en las ventas por el 6 de enero, que de manera general era entre 2.5 y 3%, y que tan solo en el 2020 dejó una derrama de 17,550 millones de pesos”, resaltó.

López Campos recordó que los comerciantes se preparaban para la temporada decembrina y de Año Nuevo, para cubrir la demanda de juguetes, ropa, calzado, artículos electrónicos y de tecnología desde noviembre; primero por El Buen Fin, luego la Navidad y finalizaba con el Día de Reyes, las dos últimas fechas de gran tradición donde las familias obsequian regalos a los niños.

CRÉDITO: 
Lilia González / El Economista