Cross docking en logística, ¿qué es y cómo funciona?

El cross docking elimina el proceso de almacenaje de productos, generando ahorros de tiempo y dinero. Foto: Shutterstock

Hacer más eficiente la cadena de suministros y generar ahorros es fundamental para las empresas, sobre todo ante el entorno económico actual, en el cual el cambio fluctúa de forma abrupta y los costos operativos se incrementan.

La optimización del transporte, de mercancías genera ahorros en tiempo y dinero, así como mayor eficiencia en las entregas, señala 39% de las empresas entrevistadas por Deloitte, es decir la reducción de costos logísticos puede generarse con la implicación de procesos.

Una alternativa para simplificar el almacenaje de productos es implementar cross docking, pero ¿qué es este modelo de logística?, ¿en qué consiste?, ¿Quiénes pueden implementarlo?

Mail Boxes Et explica que el cross docking es la distribución de mercancías sin almacenamiento, es decir, en lugar de pasar por la colocación de mercancía en inventarios, ésta pasa directamente a la carga en los vehículos de salida, y procede a las entregas.

Este tipo de logística es ideal para industrias que procesan artículos sin conservadores o que no requieren de una temperatura controlada, así como empresas que transportan productos envasados.

Beneficios

Al implementar esta modalidad logística se pueden tener varios beneficios como el ahorro en tiempo, reducción en costos logísticos, mayor eficiencia y productividad en la cadena de suministro, menor manipulación de la mercancía, lo que reduce incidentes y errores y mayor vida útil de la mercancía al no estar demasiado tiempo en almacén.

Además, al ahorrar en el transporte de la mercancía y espacio de almacenamiento, el impacto energético se minimiza, cuidando el medio ambiente.

“Esto es importante sobre todo si consideramos que se estima que el transporte de mercancías es responsable de casi un cuarto del total de CO2 que se produce en el mundo, según la Agencia Internacional de la Energía”.

¿Cómo funciona?

El cross docking implica transferir directamente los embarques desde el contenedor o el medio de transporte en el que llegan al vehículo en el que serán repartidos hacia la tienda o establecimiento que los comercializará, o incluso hasta el cliente final.

Por lo tanto se requiere un alto nivel de planificación y control de los tiempos para cumplir correctamente el proceso desde que los productos llegan, se les asigna un muelle de recepción en la terminal de cross dock, y se movilizan hacia el transporte de salida.

Mail Boxes detalla que existen dos tipos de cross docking:

  • Directo: En este caso, la mercancía ya se encuentra etiquetada y previamente organizada, por lo que no sufre ningún tipo de modificación. Lo único que se requiere es que ésta sea recibida y posicionada en los tramos de salida al transporte correspondiente.
  • Indirecto: Cuando lo anterior no es posible de ejecutar debido a que los vehículos de descarga y carga están en el mismo muelle o sitio de recolección, entonces la mercancía debe ser organizada en nuevas unidades logísticas, para ser reacomodada antes de su embarque.

¿Cuál es el proceso?

Como hemos visto anteriormente, se requiere de una excelente planificación y control de tiempos. Si optas por implementar este modelo de logística crea una estrategia que se adapte a los procesos.

  1. Los productos llegan por medio del transporte al muelle de recepción en la terminal de cross dock.
  2. Una vez que el transporte de entrada se ha atracado, los productos se pueden mover ya sea directamente o indirectamente a los destinos de salida.
  3. Llegados a los destinos de salida, se pueden descargar, ordenar y seleccionar, de forma que se facilite la operación de identificación de sus destinos finales.
  4. Cuando ya están debidamente ordenados, los productos se cargan en el transporte de salida para comenzar su camino hacia los clientes.

Sin duda, la utilización de técnicas en materia logística que beneficien a las empresas en la optimización de procesos y reducción de costos operativos, así como de tiempo, es fundamental en medio de un entorno económico adverso, en donde la incertidumbre es generalizada.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario