Créditos digitales a pymes, el reto de la banca

La banca tiene oportunidad de reactivar e incentivar la incorporación de cuentas y la originación de crédito pyme.Foto: Especial

Hoy, las pequeñas y medianas empresas (pymes) de México enfrentan procesos muy complicados para acceder a financiamiento de la banca, por lo que optan por otras fuentes. En este sentido, hay una gran oportunidad de reactivar e incentivar la incorporación de cuentas y la originación de créditos a este sector, a través de modelos digitales, revela un estudio realizado por el IPADE Business School y la firma Bring Global.

Ahí, se destaca que si bien la banca es uno de los sectores que más se apoya en el desarrollo tecnológico, aún existen áreas de oportunidad en el camino hacia la digitalización en la atención de las pymes, para ofrecer soluciones adecuadas a sus necesidades particulares y una mejor experiencia de usuario.

Contando con una solución digital para la incorporación de cuentas y originación de créditos, se impulsaría en gran medida una mayor vinculación entre la banca mexicana y las pymes”, refiere.

El reporte “Pymes, el gran reto digital de la banca mexicana” resalta que este segmento representa un factor primordial en la activación de la economía, pues existen alrededor de 4 millones que emplean a cerca de 36 millones de personas, generando aproximadamente 70% del PIB, pero aún así, en los últimos cinco años, sólo 23.7% obtuvo financiamiento y éste incluso empezó a disminuir desde la banca, más como consecuencia de la pandemia.

Refiere que algunos de los factores que influyen para esta situación son: una alta mortalidad de negocios; infraestructura tecnológica que dificulta la integración de información; falta de apetito para otorgar créditos; y que existe información externa de las empresas que los bancos no consideran.

De igual forma, inciden la gran cantidad de requisitos para solicitar un crédito, como por ejemplo, contar con una antigüedad mínima de operación del negocio de dos años, y hasta comprobar flujos de operación suficientes o incluso garantías y avales; además de la existencia de un historial de crédito negativo o insuficiente, entre otros.

El reporte señala que a pesar de tales factores, las pymes siguen en la búsqueda de fuentes de financiamiento para sobrevivir al entorno tan complicado.

“La banca tiene una gran oportunidad de reactivar e incentivar la incorporación de cuentas y la originación de créditos a las pymes, a través de modelos digitales, generando apoyos y lealtad, además de apuntalar una recuperación económica de forma acelerada”, puntualiza.

Rafael Ramírez, profesor del área de entorno económico del IPADE, menciona que el poco acceso de las pymes a fuentes de financiamiento bancario, no es tanto un tema de costos o comisiones, sino de hacer procesos mucho más ágiles y menos burocráticos.

Optimización de procesos

El estudio menciona que la recuperación de la confianza de los bancos al segmento pyme, impulsará la necesidad de hacer eficientes los procesos y mejorar la experiencia, obteniendo beneficios como una menor interacción con los ejecutivos, al comunicarse a través de medios digitales.

Pero también, una optimización de procesos; reducción de costos; elevar los niveles de servicio al cliente, y disminución de pérdidas derivadas de fraudes y riesgos cibernéticos. Lo anterior, enfatiza el documento, demanda una inversión en las plataformas tecnológicas existentes.

El nivel de madurez digital con que cuentan los bancos tradicionales en México es todavía bajo comparándolo con otras regiones donde vemos un alto índice de incorporación digital de cuentas”, explicó Rafael Ramírez.

El reporte argumenta que las pymes están apoyándose en las fintech para realizar sus pagos y acceder a fuentes de financiamiento, ya que éstas sí les ofrecen soluciones tecnológicas para mejorar su eficiencia y bajar costos.

CRÉDITO: 
Edgar Juárez / El Economista