Covid-19 podría matar al menos a 50% de las papelerías

Se perderán 20,000 millones de pesos. Foto: El Economista

Si las actividades de las más de 120,000 pequeñas papelerías en el país no se reinicia a más tardar esta semana, al menos 50% de ellas podría cerrar definitivamente y se perderán 70% de las ventas anuales, lo que significaría ser desplazadas por la comercialización de productos chinos, advirtieron empresas de la Asociación Nacional de Fabricantes de Artículos Escolares y de Oficina (ANFAEO).

A pesar de que los fabricantes de útiles escolares son considerados como esenciales y opera sin limitaciones durante la cuarentena de la pandemia del Covid-19, las papelerías de las colonias se mantienen cerradas (en la Ciudad de México retomarán actividades esta semana), lo que afecta el canal de distribución en la época de mayor abasto y venta de productos para el regreso a clases. Marcas como Dixon, Scribe, Berol, Baco, Norma y Crayola demandan la reapertura de estos negocios.

En entrevista con El Economista, Diego Céspedes Creixell, presidente de la ANFAEO, precisó que cada año, durante los meses de abril a junio las papelerías se surten de los artículos escolares para la venta de agosto y septiembre, sin embargo, hasta el momento no existen ni pedidos de las papelerías, lo que pondría en riesgo 20,000 millones de pesos para la cadena de distribución, equivalente al 70% de la venta anual.

“Se requiere de su intervención inmediata (se solicitó a través de una carta al Jefe del Ejecutivo) a manera de no arruinar irremediablemente al último eslabón de nuestro gremio comercial, y por ende al erario, a la producción nacional y a la calidad de la educación”.

El también director de Grupo Fila Dixon dijo que la afectación de la contingencia por el Covid-19, así como de la entrega de útiles físicos por parte de diversas entidades gubernamentales, aunada a la falta de liquidez que priva en el país “está provocando un altísimo riesgo de quebranto y desempleo en nuestro sector”.

Una forma de impulsar a la cadena de artículos escolares, desde fabricantes, mayoristas y las papeleras (comercio), además de la apertura durante los próximos días para el resurtido, es que para el regreso a clases, en lugar de que se regalen útiles (por parte de los gobiernos), se opte por canalizar ese apoyo vía vales. “Las pequeñas papelerías y comercios que acepten los vales para canje de útiles deberán de estar registrados permitiendo la fiscalización de los mismos, evitando así el mercado informal y promoviendo la legalidad al institucionalizar dicho canal”, planteó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Lilia González / El Economista