Conoce a los 5 innovadores del año de Latinoamérica reconocidos por el MIT

Destacan por su innovación, impacto social y ambiental. Foto: Especial

Fomentar y dar visibilidad a jóvenes innovadores de Latinoamérica es el objetivo del MIT Technology Review en español y la consultora de innovación Opinno, por ello reconocieron a los cinco innovadores del año de Latinoamérica, que forman parte de los 35 innovadores menores de 35 año.

Esta tercera edición de innovadores que tienen el potencial para cambiar el mundo gracias a sus revolucionarias ideas, contó con nueve mujeres y 26 hombres, de diferentes latitudes, Brasil, Colombia, Ecuador, Chile, México, entre otros.

Durante 12 meses de trabajo y más de 2,000 propuestas, un comité de 50 expertos, de toda Latinoamérica seleccionó a los 35 jóvenes más innovadores, por su originalidad y enfoque en mejorar a la sociedad o el medio ambiente.

Los proyectos fueron divididos en cinco categorías: inventores, emprendedores, humanitarios, pioneros y visionarios.

Beatriz Ferreira, CEO de Opinno LatAm dijo que cada categoría tiene un punto de vista de cómo innovar, por ejemplo, el emprendedor da una visión disruptiva de un negocio, el humanitario maneja innovación en salud y el inventor le da un nuevo uso a la tecnología. “Es una manera de categorizar que visión tienen de la innovación y la tecnología”.

Ferreira también detalló que el reconocimiento le da impulso a los innovadores, “en nuestra experiencia, los innovadores que han pasado por esta competencia consiguen un reconocimiento que les da visibilidad y les ayuda a entrar en contacto con una red de jueces, embajadores, aceleradoras y universidades por todo Latinoamérica”, lo cual le permite tener acceso a financiamiento o llegar a otras latitudes.

Los 35 innovadores podrán ser seleccionados a concursar a nivel global con los ganadores de las regiones de Asia Pacífico, China, Medio Oriente y Norte de África, Europa e India. Además, tendrán una participación especial en la siguiente edición de la revista en español y menciones en la edición en inglés con los demás concursantes a nivel global.

Durante el evento de premiación, realizado en Torre BBVA Polanco, se dieron a conocer los cinco ganadores de cada categoría:

Emprendedora del Año

María Isabel Amorín creó un proyecto relacionado con el uso de biopolímeros extraídos de la carcasa de las gambas (camarones) para absorber colorantes y poder reutilizar el agua. Esto puede solucionar un gran problema que enfrenta la industria textil ya que contamina grandes volúmenes de agua con los colorantes que utiliza.

Humanitario del Año

Leoncio Huamán Peredo de Perú, desarrolló una iniciativa en pos de las personas con discapacidad auditiva al desarrollar anteojos multilingües que en tiempo real traducen las palabras del interlocutor en formato texto permitiendo una mejor integración e independencia de las personas con discapacidad auditiva.

Inventor del Año

Adán Ramírez Sánchez de México fue reconocido por su propuesta de paneles solares inteligentes compuestos por microalgas y nanofluidos que generan oxígeno y energía mientras absorben dióxido de carbono a partir de la radiación solar. Esta tecnología aprovecha las características de microalgas para producir energía y oxígeno mientras absorben dióxido de carbono, lo que puede tener un impacto positivo en el medio ambiente y en la industria, además de poder contribuir a la colonización de Marte.

Pionera del Año

Bárbara Tomadoni de Argentina desarrolló biogeles que reducen el consumo de agua y fertilizantes en la agricultura industrial, una alternativa ecológica a los actuales hidrogeles que contaminan tierras y cultivos gracias a sus polímeros de origen natural como el alginato de sodio procedente de algas marinas y el quitosano, presente en el exoesqueleto de crustáceos.

Visionario del Año

Jaime Andrés Pérez de Colombia fue distinguido por su proyecto de colaboración ciudadana para monitorear la calidad de agua en comunidades remotas con tecnologías accesibles y no contaminantes. Esta iniciativa permitirá empoderar a las comunidades para que puedan generar datos en tiempo real sobre la calidad de su agua y puedan exigir a empresas privadas e instituciones gubernamentales que se responsabilicen de sus desechos contaminantes.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario