Claves para llevar tu empresa a Estados Unidos

Estados Unidos es de los mercados más demandados. Foto: Especial

Uno de los logros más importantes de las empresas es poder llevar su oferta a otros países como es Estados Unidos, uno de los mayores mercados a nivel mundial; sin embargo, este proceso puede ser complejo por los tramites y la falta de conocimiento para ejecutar el proceso. Sin embargo, no es una misión imposible y una opción para lograrlo es a través de una estrategia de soft landing.

El término soft landing (aterrizaje suave, en español) se utiliza cada vez con más frecuencia en el ámbito del emprendimiento y se refiere a un conjunto de acciones, métodos y enseñanzas para llevar o expandir un negocio en otro país. El proceso implica el análisis de los requisitos, características y regulaciones para poder establecerse en el nuevo mercado.

El soft landing tiene como objetivo principal facilitar estas gestiones para que los emprendedores puedan enfocarse plenamente en el desarrollo de su plan de negocios y así potencializar sus oportunidades de crecimiento.

Jaime Menéndez de Uriarte, empresario binacional, consultor y miembro del consejo de la Asociación de Empresarios Mexicanos (AEM), explica que los empresarios interesados en incursionar en Estados Unidos deben de tener claro que la manera de hacer negocios es muy distinta a como se hacen en México y que es imprescindible conocer las reglas del juego.

“En Estados Unidos van a ser emprendedores que van a empezar de cero, por más estructura que tengan en México. Es importante asociarse con gente del ecosistema emprendedor para jugar nuevamente como emprendedor y no como establishment. Tienen que recordar que van a innovar, a traer una oferta de valor distinta a un mercado nuevo”, menciona.

¿Por qué Estados Unidos?

Entre las razones por las que Estados Unidos es de los destinos meta de muchos emprendimiento destaca su economía, que durante los tres primeros meses de este año creció a una tasa de 6.4%, a pesar de los estragos de la pandemia.

Con este crecimiento, diversos especialistas pronostican que este 2021 podría ser un año muy favorable para la nación con un desarrollo sin precedentes en los últimos 37 años, gracias al dinamismo que imprime el consumidor estadounidense.

Asimismo, cuando una empresa mexicana incursiona en Estados Unidos puede acceder a un mercado de mayor consumo y mayor poder adquisitivo.

“Es más fácil venderles aguacates a los estadounidenses y mexicoamericanos que tratar de venderle a 300 millones de europeos”, agrega el socio de la AEM.

De lado comercial, una buena estrategia binacional ayuda a tomar mejores decisiones que impulsen el crecimiento comercial de la empresa en términos de precios, mercados, canales de distribución y comercialización, así como recursos clave.

En temas fiscales, se tienen calendarios diferidos, trámites simplificados, menos porcentaje de ISR y gastos deducibles de impuestos.

Financieramente hablando, las tasas de interés son más bajas hay mayor acceso al crédito con flujo, factoraje, entre otros.

En el ámbito migratorio, se tiene seguridad, crecimiento económico positivo, nuevas oportunidades de negocio, acceso a educación de calidad, por mencionar algunas.

Sin embargo, el mercado en esta nación se formó a través de la competencia, de ahí la importancia que las nuevas marcas cuenten con una estrategia de negocios viable e innovadora así como conocimiento de la cultura y comportamiento de los consumidores para abrirse paso en este entorno ultracompetido.

Reduce los riesgos al emigrar

El modelo de negocio es el punto principal a desarrollar antes de emprender la aventura en Estados Unidos.

Por ello, Menéndez recomienda el acercamiento con asociaciones, cámaras empresariales y de comercio, universidades, incubadoras, hackathons, entre otras para obtener retroalimentación y robustecer el modelo de negocios, a partir de la experiencia y conocimientos de otros empresarios.

Asimismo, se deben considerar algunos puntos para reducir los riesgos al instalarse en el país del norte. Dichos temas son:

  • La viabilidad del modelo de negocio en el nuevo mercado
  • Buscar proveedores calificados en los canales de distribución
  • Contar con una estrategia de reducción de riesgos y costos
  • Contar con un modelo de negocios marcado a 18 o 24 meses del capital inicial
  • Contar con una red de apoyo integral para reducir la curva de aprendizaje
  • Interactuar con empresarios dispuestos a dar un consejo honesto
  • Buscar asesores calificados y aliados estratégicos acorde a la industria
  • Establecer metas alcanzables
  • Contar con todos los permisos y documentación necesarios

“No puedes llegar con toda una infraestructura a montar una empresa, tienes que robustecerla hasta que sea económicamente viable, muchas empresas no lo entienden y fracasan en su intento de internacionalización porque gastan en cosas innecesarias”, dice Menéndez.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario