Cinco medidas fiscales que optimizan el flujo de efectivo por Covid-19

Disposiciones fiscales que los contribuyentes pueden tener presentes. Foto: Especial

Los efectos negativos en la economía por el Covid-19, no se han podido cuantificar por completo, pero los principales daños son los que están sufriendo las empresas por el cierre de operaciones, especialmente las pequeñas y medianas, que son los pilares de la economía en todos los países.

Una de la situación que enfrentan las empresas es en materia fiscal, la determinación y pago de impuestos, razón por la cual muchos países están implementando medidas que ayuden a los contribuyentes, por ejemplo:

  • Extensión de fechas de término – declaración anual o pagos periódicos
  • Diferimiento de pago de impuestos
  • Remisión o quitas de recargos y multas o planes de pago
  • Aceleración de devoluciones de impuestos a los contribuyentes

En México, estas medidas no se han adoptado como tal, pero hay disposiciones fiscales que los contribuyentes pueden tener presentes para hacer más eficiente su flujo de efectivo, las cuales Héctor Romo, socio de impuestos y legal de KPMG en México, enlista a continuación:

Emplear los recursos que prevé la ley

Está la solicitud de disminución de pagos provisionales del impuesto sobre la renta (ISR), a partir del segundo semestre de 2020, cuando se estime que el coeficiente de utilidad utilizado durante el primer semestre es mayor al del propio ejercicio 2020.

También existe la posibilidad de disminuir la Participación de los Trabajadores en las Utilidades pagadas durante 2020, a partir del pago provisional del mes de mayo, y en una octava parte acumulativa hasta diciembre de 2020

El pago diferido de contribuciones se podrá hacer hasta por 12 meses.

Deducir las cuentas por cobrar del ISR

En lo que se refiere a la operación de las compañías y sus obligaciones fiscales, la contingencia sanitaria y las medidas de distanciamiento pueden afectar la recuperación de las cuentas por cobrar con los clientes.

Si se encuentra en esta situación, es importante saber que las cuentas por cobrar de entre 5,000 pesos y 30,000 unidades de inversión (aprox.193,236 pesos), que hayan cumplido más de un año de haber incurrido en mora, podrán deducirse para efectos del cálculo del ISR, cumpliendo con los requisitos formales contenidos en la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR).

Ser diligente en devoluciones periódicas

En cuanto a la recuperación de impuestos, resulta fundamental un adecuado tratamiento de la documentación e información que la autoridad fiscal requiere para aprobar los trámites de solicitud de devolución; en particular, aquellas devoluciones que son periódicas, como la del impuesto al valor agregado (IVA) en empresas dedicadas a la exportación o a la venta de alimentos.

Emplear tecnología y automatizar procesos

El uso de herramientas tecnológicas y la automatización de procesos administrativos resulta indispensable para reducir tareas y tiempos de ejecución en la determinación del saldo a favor, así como resultan ser más efectivos en la identificación de potenciales riesgos fiscales que podrían incidir en la adecuada gestión de recuperación de impuestos a favor.

Considerar los aspectos concernientes a la industria maquiladora

Las empresas maquiladoras deben evaluar el impacto que representa su capacidad ociosa debido a la baja demanda de productos, a fin de reflejar este efecto en las negociaciones de sus acuerdos anticipados de precios de transferencia.

Quienes estén aplicando la metodología conocida como safe harbor deben obtener la autorización correspondiente de las autoridades fiscales para que en la base de activos se incluya únicamente la proporción que sea utilizada en la operación de maquila.

“Los contribuyentes deben enfocar sus esfuerzos en la optimización del flujo de efectivo de las empresas, aplicando las diferentes alternativas contenidas en la LISR, gestionando de manera adecuada los procesos de cumplimiento fiscal, así como el uso de herramientas tecnológicas en los procesos de determinación de impuestos en beneficio de la sostenibilidad del negocio”, finalizó Romo.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario