¿Bootstrapping o venture capital? Elige el mejor para tu startup

Ambos ofrecen ventajas y desventajas. Foto: Especial

Uno de los retos al crear una startup es el financiamiento, ya sea para arrancar o ir creciendo, una tarea que puede parecer imposible y que obliga a buscar opciones que no sean solo créditos bancarios, ¿cuáles?

El método más popular es levantar capital, aunque en muchos casos, no es el preferido porque significa repartir las acciones entre los futuros inversionistas, por lo que un porcentaje del valor final de la compañía lo tienen terceros.

Ante esto, se prefiere levantar la empresa con capital propio o con ingresos de la misma compañía, práctica conocida como Bootstrapping (comenzar un emprendimiento con los recursos que tengas a disposición)

Por ello, si estás pensando en pedir capital o mejor con Bootstrapping, a continuación G2 Consultores explica las ventajas y desventajas de cada uno para que elijas la mejor opción.

Bootstrapping

Ventajas

  • Posees el 100% de tu compañía
  • El control de la compañía es de los founders
  • Los founders no necesitan tener una salida para obtener el retorno de inversión para el inversionista
  • El CEO no corre el riesgo de ser despedido o reemplazado por la junta de Consejo
  • Se puede decir que es un negocio sostenible y sólido

Desventajas

  • Tu capital es limitado salvo que tengas buenos ingresos
  • El crecimiento es lento debido a la falta de recursos, recuerda que en una industria en donde está involucrada la tecnología y la innovación, el tiempo es oro.
  • Construir un equipo clave también tomará su tiempo, ya que estos buscan estar en compañías que tengan miras de crecimiento para que formen parte de él.
  • Considera que puedes quedarte sin efectivo para pagar tu nómina en periodos de bajos ingresos, quedarte sin efectivo no es opción.
  • Asumes el 100% de los riesgos de la compañía
  • No cuentas con el asesoramiento o el relacionamiento de personas que sea especializada en la industria en la que quieres incursionar.

Venture Capital

Ventajas

  • Al levantar capital tienes la posibilidad de crecer agresivamente
  • Tu objetivo es escalar el negocio, no la rentabilidad… llegará en su momento
  • Tienes la posibilidad de hacer las cosas bien y estructuradas con un Gobierno Corporativo
  • Tienes una responsabilidad compartida, los riesgos también son compartidos
  • Tendrás la capacidad de hacerte de un buen equipo (del mejor equipo) porque tendrás la capacidad de financiarlo
  • Tu compañía valdrá más y crecerá mucho más rápido lo que te permite ser competitivo en tu mercado

Desventajas

  • Pierdes el control absoluto de tu compañía
  • Requieres de la validación de los inversionistas para llevar a cabo determinadas acciones como adquisiciones, venta de activos.
  • Necesitas crear un Gobierno Corporativo, que posiblemente no estaba en tus planes próximos
  • Te sentirás presionado por lograr los objetivos a los que te comprometiste con los inversionistas
  • También por seguir levantando capital, ya que tu objetivo máximo es retornar el capital a tus inversionistas considerando que el valor de la compañía debe incrementar.

“Cómo en todo hay ventajas y desventajas, aunque en nuestra experiencia siempre es mejor levantar capital, no sólo contarás con recursos para tu compañía, podrás contar con el mentoring de expertos en la industria, en el ecosistema de emprendimiento y del venture capital para futuras rondas, el tiempo está a tu favor y no en contra, estará de tu lado una red a la que podrás acercarte para poder general proveedores, aliados, clientes, nuevos inversionistas, startups con las que hagas sinergias de colaboración mutua”, finaliza.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario