Así pueden las empresas aprovechar el T-MEC

Permitirá el crecimiento de las pymes. Foto: Especial

El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, mejor conocido como T-MEC, entrará en vigor el 1 de julio y con ello, una apertura de oportunidades para las empresas mexicanas, tanto pequeñas, medianas y grandes para crecer de una mejor forma.

Por ello, es vital que las empresas vayan conociendo los lineamientos finales del tratado y qué prioridades tiene para aprovecharlo mejor.

En este sentido, Kenneth Smith (ex jefe negociador del TMEC y actualmente socio de AGON) y Fernando Mayer (ex negociador de servicios e inversión del TMEC y actualmente asesor de AGON), explicaron algunos detalles importantes del tratado, así como elementos contextuales de la política estadounidense que se deberán tomar en cuenta para que tales oportunidades se materialicen en favor de nuestro país y la región.
 
Entre las prioridades de México en la modernización del tratado, están las siguientes:

  • Competitividad regional
  • Certidumbre para el comercio e inversionistas
  • Comercio incluyente y responsable
  • Oportunidades para la economía actual

 

Los logros

 
Los especialistas explicaron que 11 de los 12 capítulos propuestos de modernización del tratado fueron incluidos engloban el comercio digital, telecomunicaciones, medidas anticorrupción (por primera vez en América del Norte se incluye este tema en un documento comercial), competitividad y Pymes.
 
“Se logró llegar a un acuerdo en temas álgidos que contaminaban este tratado, como la cláusula sunset (se cancelaba el acuerdo después de 5 años a menos que los tres jefes de estado votaran por lo contrario); en cambio, se revisará cada 6 años”, dijeron.

Otro tema relevante fue el sector automotriz, en el que se consiguió que las empresas mexicanas tengan un esquema suficientemente flexible para no causar una desinversión del sector (salida de la región de empresas por costos demasiado altos) y preservar los mecanismos de solución de controversias.
 
Uno de los asuntos más importantes es lo que se logró que quedara fuera del acuerdo, fueron propuestas que buscaban eliminar comercio como la estacionalidad agrícola y limitantes en el sector textil; también quedó eliminado el capítulo de acceso de compras de gobierno y tampoco hay un capítulo sobre el déficit comercial (Estados Unidos quería imponer medidas proteccionistas en caso de déficit comercial).
 
En el apartado de comercio electrónico del T-MEC, las pymes son beneficiadas así su inserción en el uso de las tecnologías de la información y en el comercio internacional.
 
En cuanto al sector energético, no existe un capítulo específico, (ni las reservas que se iban a ver en el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT) de la reforma energética ni la Ley de Hidrocarburos); sin embargo, se crea un puente en el capítulo 32 (Excepciones generales) que permite acudir a las reservas del TIPAT o de Europa al T-MEC.

“Se consolidó así la reforma energética en el T-MEC y da seguridad a los inversionistas”, mencionó Kenneth Smith.

Los especialistas resaltaron que se debe estar alerta sobre las potenciales amenazas de Estados Unidos por la tendencia proteccionista actual y por ser un año de elecciones.

Por ejemplo, Peter Navarro (asesor de D. Trump en la Casa Blanca para comercio internacional y manufactura) ha aprovechado esta crisis actual del Covid-19 para argumentar que ya no debe haber cadenas de suministro globales sino que deben ser autosuficientes en cuanto a producción.

En el mismo sentido, Robert Lighthizer (representante de comercio de Estados Unidos), señaló que “The era of offshoring US Jobs is Over”.

Kenneth Smith indicó que sobre estas posturas, es esencial que México inculque el concepto de que invertir en México no es offshoring, sino nearshoring.

“Es clave convencer a nuestros socios de Estados Unidos de que pertenecemos a ese perímetro de producción de América del Norte”, finalizó.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario