Apoyos a pequeñas y medianas empresas, la deuda pendiente del gobierno

Solo siete de cada 100 negocios accedieron a los programas del gobierno. Foto: Especial

Solo siete de cada 100 pymes mexicanas accedieron a un apoyo para mantener su negocio durante pandemia, revela la OCDE.

Por ocho años, Azucena se dedicó a la venta de jugos, cócteles de frutas y tortas, y todo marchaba bien, pues al estar en una zona escolar las ventas no cesaban; sin embargo, todo cambió  con la pandemia y aunque trató de mantenerse, cerró a mediados de noviembre del 2020.

En el punto más crítico para Azucena, pidió un Crédito a la Palabra de 25,000 pesos que ofrecía el gobierno, con lo que planearía cubrir los gastos. Además, comenzó a vender a domicilio y buscó un arreglo con el arrendatario del local, con lo que consideró se mantendría viva. La realidad es que no logró un acuerdo con la renta, las ventas no eran iguales y el crédito nunca llegó.

Como ella, millones de pequeñas y medianas empresas (pymes) tuvieron que cerrar, siendo la falta de apoyos su principal razón. Solo siete de cada 100 negocios accedieron a los programas del gobierno, lo que posiciona a México en el último lugar de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), revela el informe Perspectivas de la OCDE para las pymes y el espíritu empresarial 2021.

“Los microcréditos, la verdad, es que era muy poco el apoyo que se daba y muchas empresas decidieron mejor no tomarlo porque iba a ocasionar más costo por hacer el trámite respecto a la pérdida de tiempo y demás cosas que se debía hacer, que lo que se podía ganar”, manifestó en entrevista con El Economista, Gabriela Siller, directora de análisis económico y financiero de Banco Base.

Explicó que más allá de microcréditos, las acciones de apoyo debieron encaminarse a estímulos fiscales como aplazamiento de pagos de impuestos, así como el cuidado de empleos, que en 2020, se perdieron 647,000.

En este sentido, la OCDE establece que en México, se registró una asistencia financiera del gobierno al sector privado de 0.6% del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que en países como Estados Unidos, Reino Unido y Nueva Zelanda, la cifra alcanzó 14.7%, 16% y 18.6%, respectivamente.

“México es uno de los países que aplicó menos estímulos fiscales, lo que provocó que el PIB cayera 8.5% en 2020. Tampoco se asentaron las bases para una pronta recuperación. Aunque se estima que este año el PIB crecerá 6%, esto será un efecto rebote, una recuperación incompleta”, mencionó Siller.

Otros países como Italia o Alemania, también registraron altos índices de montos, 35% y 25%, respectivamente.

Recuperación por sector

Para Siller, la estrategia de recuperación de las pymes tiene que ser personalizada por sector.

“Por ejemplo, a las exportadoras e importadoras, se les pueden dar múltiples apoyos para aprovechar la ola del crecimiento estadounidense. Todo tiene que ser muy personalizado y sobre todo, ir encaminado a que no se perdieran tantos empleos, lo que ahorita ayudaría a recuperarlos más fácil”.

Al analizar los sectores más afectados en México, la OCDE encontró que éstos representan 35% del empleo total, siendo el de la industria de la construcción y automotriz, los de mayor riesgo. El turismo también sufrió graves afectaciones, pues antes de la pandemia, generaba 6% del empleo total en el país.

La recuperación, destacó Siller, tardará tiempo, aunque dependerá del sector. En el caso de las manufacturas o aquellas que exporten, pueden tener una mejoría en este año, pero otras como servicios o comercios, pueden tardar un año más, siendo estas áreas donde más negocios se concentran.

El cierre de negocios no es el único problema de las pymes mexicanas, ya que las que siguen vigentes registran una baja productividad, calificada por la OCDE entre las más bajas a nivel internacional. Si bien los micro y pequeños negocios generan 70% del empleo y sumadas todas conforman el 98% de las unidades económicas del país, solo aportan 37% del valor agregado, a diferencia del promedio de la OCDE que va del 59 al 69 por ciento.

Por ello, Siller consideró que aunque lo peor de la crisis ya pasó, no significa que quienes siguen vigentes estén exentas de cerrar, por lo que es necesario que el gasto del gobierno tenga un enfoque especial a los pequeños negocios para que se tenga una recuperación más pronta.

“Las pymes siguen teniendo un panorama difícil dependiendo el sector en el que se encuentren y para ellos es más difícil obtener un crédito. Esto provoca que la recuperación demore todavía muchos años más”, finalizó.

pymes-apoyos-covid-ocde
save facebook login

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario