Al mal tiempo, emprendedores resilientes ¿tú lo eres?

Los emprendedores exitosos son resilientes. Foto: Especial

¿Qué hace a un emprendedor exitoso?, ¿su estrategia de negocios, su propuesta de productos o servicios?, ¿su relación con los clientes? Si bien todos elementos intervienen, hay uno que es la base de todo: resiliencia.

El camino del emprendimiento está lleno de muchas recompensas y satisfacciones; sin embargo no es sencillo de recorrer, hay que trabajar mucho y resistir cuando las cosas no resultan como se desea, sobre todo si se presentan crisis como la que vivimos desde el 2020 con la entrada de la pandemia del Covid-19.

Una de las mayores frustraciones de las personas es vivir cosas que no estaban planeadas y que dañan, pero en el mundo del emprendimiento estas situaciones están a la orden del día. Por ello, en el Día Internacional del Emprendedor te contamos proque el emprendedor debe estar un paso adelante para resolverlo, pues en la mayoría de los casos todo tiene solución aunque no sea tan sencilla.

Desafortunadamente, hay otras situaciones que por más que el emprendedor sea resiliente y dedicado, simplemente no se puede seguir vigente. Ejemplo de ello es la pandemia que ya ha cobrado la vida de más de 1 millón de negocios en México, siendo los sectores más afectados los de servicios privados no financieros (24.9%), comercio (18.9%) y manufacturas (15%), de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística.

Esto ha hecho reflexionar a los emprendedores sobre sus habilidades de resiliencia, un proceso en el que muchos han salido reprobados porque a pesar de anticiparse a situaciones, carecen de algunas aptitudes. Si antes de la pandemia, uno de los requisitos para emprender era la resiliencia, en la era post covid es obligatorio, pero ¿cómo lograrlo?

Estudia cómo puedes adaptarte al cambio

En general, cuando se presenta un problema, comienza analizando qué tipo de problema es, cómo te afecta a ti y cómo puedes adaptarte.

En el caso de la pandemia, de una u otra manera todos los negocios se han visto afectados, pero la clave es aprovechar eso que te distingue que no necesariamente tiene que ver con tu oferta. Incluso puedes encontrar la forma para transformar tu modelo y ofrecer una solución atractiva a los problemas que enfrenta la sociedad.

Jamás descuides a tus clientes

No importa la crisis que se presente y la situación en que esté tu empresa, jamás debes descuidar la atención a los clientes.

En los momentos de crisis es cuando los clientes conocen la verdadera alma de las marcas, por lo que si tu trato es desinteresado, agresivo o no adecuado, las personas se irán y no te apoyarán a salir adelante, lo que puede matar tu negocio.

Asegúrate de seguir apoyando a las personas e incluso hacer cosas que antes no hacías, por ejemplo, durante la pandemia puedes hacer donaciones de equipo de salud, ayudar a comunidades vulnerables, brindar apoyo emocional, entre otras cosas. De esta manera, los clientes no solo te verán como el lugar donde compran sus productos o servicios, sino como alguien de confianza, un aliado para estos momentos difíciles.

Administra tus recursos y finanzas

Haya crisis o no, siempre debes tener dinero ahorrado para usarlo en caso de emergencias.

Cuando la crisis se presente, tendrás una reserva para hacer frente a los inconvenientes.

Confía en ti

Es normal que ante una crisis te sientas impedido, con frustración e incluso sientas que no eres capaz de sobrellevar la situación y ¿sabes qué? Está bien sentirse así, tampoco te culpes.

Como todo ser humano, el emprendedor tiene sus momentos de duda, de temor y debilidad, es un proceso normal que nos ayuda a encontrarnos a nosotros mismos y no debemos sentirnos mal por tener esas emociones. Lo que no se puede permitir es que nos dominen, pues como emprendedor, tienes toda la capacidad y habilidades para enfrentarte a cualquier circunstancia.

Cuando vivas esto, recuerda ¿por qué comenzaste este proyecto?, ¿cuál es tu pasión?, ¿qué es lo que te hace fuerte? Además, recuerda tus virtudes, esas habilidades que siempre te han hecho destacar, y aprovéchalas al máximo.

No te descuides

Si bien la prioridad es mantener tu negocio vivo, no te sobre esfuerces porque tu salud se puede deteriorar y sin ella, nada será posible.

Escucha a tu cuerpo y cuando te indique que es necesario parar, ¡hazlo!, no intentes hacer de más.

Asimismo, asegúrate de mantener una buena alimentación, tratar de hacer ejercicio y no dedicarte al negocio las 24 horas los 365 días del año, sino que también tengas actividades de diversión y tiempo para ti.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario