Administra las finanzas de tu empresa y evita ser un competidor en el Juego del Calamar

Aprende a gestionar tus finanzas para evitar caer en crisis. Foto: Especial

¿Aceptarías formar parte del Juego del Calamar si tú o tu empresa se encuentran endeudadas? En la serie de Netflix que se ha posicionado entre las más vistas en streaming se muestra una serie de personajes que están dispuestas a arriesgarlo todo por conseguir una suma millonaria y saldar sus deudas.

En la trama encontramos diversas historias, los que tienen deudas personales y los que endeudaron a su empresa, la perdieron o están en proceso y por salvarla, tienen una gran deuda con bancos por solicitar créditos, así como otros gastos. Si bien la serie es ficción, muchos emprendedores viven está situación.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística, el promedio de vida de las pequeñas y medianas empresas (pymes) es de dos años, teniendo solo a un 25% que atraviesa esa barrera. La falta de liquidez provocada por una mala administración financiera y deudas es la principal causa de muerte.

Esta situación puede conducir a tomar medidas desesperadas para tratar de liquidar las deudas como pedir créditos, préstamos al por mayor, o aceptar una invitación para formar parte de una serie de juegos donde la vida está en riesgo, pero de sobrevivir y ser el ganador obtener una suma millonaria que ayudaría a cubrir las deudas. De ahí la importancia de aprender a gestionar adecuadamente las finanzas de una empresa.

Por ello, para evitar que tu empresa se endeude y tengas los mismos problemas económicos que los competidores del Juego del Calamar, te compartimos algunos tips para prevenir una crisis financiera o si te encuentras en una salir de ella sin arriesgar la vida.

Mejor prevenir

  1. Analiza tus ingresos y gastos: puede parecer obvio, pero realmente muchos emprendedores no concientizar sobre los ingresos totales y los gastos de cada mes, o sus formas de estudio no son las más óptimas. Por ejemplo, muchos aún recurren al papel y pluma, que si bien ayuda momentáneamente, no permite llevar un buen control. Para esto, se pueden usar programas como Excel u otra plataforma que permita gestionar adecuadamente cada peso que entra y sale.
  2. No gastes de más: crea un presupuesto y apégate al mismo, no quieras aprovechar un “pequeño” monto para adquirir cosas que posiblemente no necesitas. También asegúrate de elegir los mejores precios y no dejarte llevar por lo más costoso o la primera opción. De igual manera, procura no mezclar los gastos del negocio con los personales o tomar cantidades para cosas que quieres porque estos gastos “hormiga” pueden ir matando a tu empresa.
  3. Divide el dinero: de los ingresos, planifica cuáles serán para los gatos operativos, insumos, mantenimiento, renta, entre otros, y qué monto será el que guardes para capital.
  4. Ahorra, ahorra y ahorra: aunque mucho del ingreso se debe invertir en el negocio, es primordial que tengas una cuenta de ahorro para emergencias que permitan a la empresa mantenerse. Ejemplo de ello es lo que ha ocurrido con el Covid-19, en donde muchas empresas se pudieron mantener gracias a esos ahorros que tenían, mientras que quienes no guardaron dinero, murieron o se endeudaron más.

Evita ser un jugador

Si tu empresa ya cayó en crisis y no sabes cómo sacarla adelante, esto te puede servir:

  1. Analiza la deuda: organiza las deudas para ver cuánto es el monto a pagar, a quiénes, qué condiciones ponen para liquidar, quiénes ya impodrán acciones legales, entre otros. Así podrás ir atendido, primero, los más urgentes o podrás buscar formas de negociar.
  2. Estudia opciones: una vez que estudiaste a fondo la situación, analiza si puedes solicitar otro crédito que no agrave más tu situación, buscar otras opciones de financiamiento, invertir en nuevas áreas o crear promociones que atraigan a inversionistas, entre otros.
  3. No busques la salida fácil: la desesperación puede conducir a comportamiento no tan adecuados como negocios sucios o que prometen maravillas en poco tiempo. No importa la crisis que tengas, evita a toda costa recurrir a estos métodos porque no solo pondrás en mayor riesgo a la empresa, sino que tu vida también podría verse afectada o eliminada.
CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario