"O abrimos o morimos": carta de restauranteros al gobierno

Restauranteros piden ser considerados de primera necesidad. Foto: Especial

Con el regreso del semáforo rojo, los restauranteros tuvieron que bajar sus cortinas; sin embargo, de no abrir próximamente, podrían desaparecer respetando una crisis para millones de familias. Por ello, el sector emitió una carta al gobierno.

“Les pedimos que la industria restaurantera sea considerada actividad esencial y se nos permita regresar a trabajar. Si algo queda claro es que o abrimos o morimos”, señala la carta.

En el escrito realizado por un grupo más de 550 restauranteros tanto de la Ciudad de México como del Estado de México, se indica que a pesar de contar con estudios que comprueban que estos negocios no son fuente de contagio, el gobierno los obligó a cerrar y aunque pueden operar con servicio a domicilio y para llevar, no es suficiente para sobrevivir.

A finales del 2020, indicaron, se perdieron 450,000 empleos en todo el país y de seguir con el cierre, se puede tener un incremento de 10 por ciento.

“Hasta el momento han cerrado definitivamente 10,000 unidades, con una pérdida, de al menos, 50,000 empleos directos. Es una muerte lenta y dolorosa porque implica perder el patrimonio de miles de personas y por consiguiente la seguridad de un ingreso para millones de familias”, indica la carta.

Añadieron que los restauranteros ya acabaron con sus ahorros y han invertido todo en garantizar las medidas sanitarias para empleados y colaboradores, lo que ha prevenido mayores contagios. Además, los periodos de gracia han terminado y deben seguir pagando sus impuestos y gastos habituales. A pesar de que se están dando apoyos por parte del gobierno, no son suficientes para mantenerse a flote.

“No hemos recibido apoyos de ningún tipo. Mientras que en todo el mundo se han dado prorrogas para el pago de impuestos y servicios, apoyos para negociar con proveedores e incluso subsidios al desempleo, aquí no hay nada. En el caso de Ciudad de México se está otorgando un apoyo de 2,200 pesos a algunos trabajadores y si bien aplaudimos la medida, la mejor manera de ayudar seria garantizando las condiciones para mantener su trabajo con restaurantes abiertos”.

“Les pedimos que la industria restaurantera sea considerada actividad esencial y se nos permita regresar a trabajar. Si algo queda claro es que o abrimos o morimos”, finalizan.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario