3 emprendimientos para mamás que laboran en casa

Hay opciones accesibles para lograr el empoderamiento económico. Foto: Especial

El ser mamá es un sueño de millones de mujeres que desafortunadamente, en muchas ocasiones, esto representa tener que renunciar a sus trabajos o quedarse en casa para cuidar de sus hijos. Si bien, su prioridad es su familia, querer un trabajo o una actividad es importante para muchas, sobre todo cuando los ingresos del hogar son bajos o se es jefa de familia. Ante esto, ¿cómo conseguir un empleo si no hay apoyo de cuidado con los hijos? La clave está en el emprendimiento.

Para las mamás que están en casa y no pueden acceder a un empleo formal por la inflexibilidad de horarios, quieren tener mayores ingresos a la par de hacer trabajo que hagan en home office o fueron despedidas, emprender puede ser solución para empoderarse económicamente.

De acuerdo con OCCMundial, de las madres profesionistas, 59% se quedó sin empleo durante la pandemia, de las cuales, cinco de cada 10 lo perdió durante los dos años de la pandemia, 19% al iniciar, 19% recientemente y solo 15% antes de la contingencia.

De ella, 13% se dedicó más al cuidado de los hijos o padres, 6% se dedicó al hogar y un 6% emprendió su propio negocio. Otro 8% optó por el empleo informal.

Al analizar el porcentaje de quienes emprendieron, se observa que la cantidad es mínima, pues el emprender representa tener recursos económicos, algo que muchas no contaban, aunque no significa que sea imposible comenzar un negocio propio. Otra razón es que entre los cuidados del hogar y familia, no queda tiempo suficiente para dedicarse al proyecto.

Ante esto, a continuación te decimos tres opciones de emprendimiento que las mamás pueden hacer desde su casa, sin tener que invertir grandes cantidades de dinero, con el tiempo disponible para estar con la familia y ¿por qué no?, incluirlos en el negocio.

Los negocios

Venta de artículos de moda: es uno de los trabajos más comunes, sobre todo en redes sociales y más desde que se popularizaron “las nenis”. Cada día se buscan nuevas opciones y promociones, sobre todo si vienes productos exclusivos o hasta importados. De acuerdo con datos de la AMVO, el sector de moda es lo más buscado en compras en línea, entre ropa, zapatos y accesorios, por lo que es una gran área de oportunidad.

Organización de eventos: si lo tuyo es armar las mejores fiestas, reuniones y encuentros casuales, dedicarte a la organización puede ser la mejor opción. Puedes hacerlo desde conseguir el lugar, hacer al catering, crear el programa del entretenimiento o todo junto, dependiendo de lo que más te guste y se te facilite. Después de la pandemia, los empleos en el sector de entretenimiento como reuniones se redujeron casi la mitad, pasando de 476,937 a 263,343 trabajadores, de acuerdo con el Inegi. Por ello, este nicho representa una oportunidad, no solo para las mamás sino para ayudar a recuperar empleos.

Clínica de masajes: puedes comenzar una capacitación en el tema y obtener tu certificación para poner tu propio centro de masajes y si gustas, de bienestar en general como meditación o yoga. La oportunidad aquí radica en el interés de querer cuidar de la salud, algo que surgió en la pandemia y muestra de ello es que la industria de wellness, registra un crecimiento anual de 10%, siendo las más demandadas las áreas de spas, aguas termales, centros de relajación con masajes, nutrición y control de peso, belleza y cuidado personal, y turismo, revela Grupo Vitali.

Tips para comenzar

Si ya te decidiste, primero ten en cuenta lo siguiente:

  • Establece qué quieres hacer y qué te apasiona
  • Analiza las tendencias del mercado y el interés de la población
  • Define el público al que quieres llegar
  • Analiza qué hace la competencia y qué puedes ofrecer mejor
  • Define tus costos
  • Piensa los canales de difusión y distribución, en caso de que vendas artículos
  • Haz publicidad de forma sencilla como en redes sociales donde no tienes que invertir tanto dinero
  • Define el costo que tienes para invertir y un plan del tiempo aproximado de retorno
CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario