1 de cada 3 mujeres combina la venta por catálago y el trabajo remunerado

Foto: Especial

La necesidad de obtener ingresos extras y la crisis sanitaria de Covid-19 impulsaron a las mujeres mexicanas a vender por catálogo. Ahora que la economía se ha reactivado, la venta por catálogo permanece y las mujeres combinan trabajo independiente con uno en relación de dependencia.

En Latinoamérica, una de cada tres mujeres combina su trabajo independiente con uno en relación de dependencia, revela la encuesta “barreras que impiden a la mujer emprender un proyecto de negocio”, realizado por Avon.

Michael Amador, director de transformación de negocio y comunicación de Avon, señala que la pandemia impulsó este tipo de negocio, debido a que muchas mujeres se quedaron sin trabajo o tuvieron que renunciar para cuidar de los hijos, pero tenían que mantener un ingreso que les permitirá solventar los gastos de la casa.

“En la primera etapa de la pandemia se tuvo un crecimiento de doble digito, (la venta por catálogo) fue una oportunidad de ingresos extra”, detalló.

Se calcula que durante el 2020, las ventas por catálogo alcanzaron 89,376 millones de pesos, de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Venta Directa. El sector de mayor venta fue el de belleza, aportando el 46% del total de las ventas de estas compañías.

Amador señala que la digitalización de los catálogos fue pieza fundamental para la empresa, debido a que la pandemia impedir ir de casa en casa ofreciendo los productos. “Las revistas eran en físico, y mientras más folletos más clientes tenías. Ahora se digitalizó el folleto y se distribuye por redes sociales y WhatsApp, Tomas tu teléfono, miras la lista de contactos y cada uno de ellos es un potencial cliente”.

En la compañía, el 99% de los pedidos ya son digitales, pues este tipo de herramientas le permite a las vendedoras administrar su tiempo.

Amor recuerda que durante la pandemia, el negocio de cosméticos representó bajas, porque no se iba a la oficina pero incrementó el de hogar. “Hoy estamos viendo el rebalanceo de esos negocios. La reactivación económica y de la actividad social está llevando a las mujeres nuevamente a utilizar el maquillaje, prepararse para salir a un evento o la oficina”.

Detalla que la ganancia promedio de los cosméticos es del 30% y 20% en los productos del hogar, pero en todas las campañas hay diferentes ofertas donde la media es del 40 por ciento.

La encuesta realizada a 1,500 mujeres durante el mes de febrero del 2022 en México, Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Panamá, Perú, Rep. Dominicana y Uruguay destaca que 50% de las entrevistadas encuestadas considerarían dejar su trabajo actual para comenzar un negocio propio de manera independiente.

Además, seis de cada 10 mujeres tienen su propio negocio, en su mayoría, son negocios unipersonales o emprendimientos pequeños que no superan los cinco empleados.

La encuesta reveló que existen barreras psicológicas y físicas para emprender, la principal es la falta de dinero para crear un negocio, seguida de no saber por dónde empezar y la idea de que son muy grandes en edad para hacerlo, miedo a fracasar, falta de confianza y de apoyo de la pareja, así como falta de conocimiento e información.

En el caso de las mujeres que tienen empleo y venden por catálogo, las barreras cambian, siendo la principal la falta de flexibilidad laboral, capacidad de conseguir y retener clientes y no contar con un equipo de trabajo comprometido y feliz.

Perfil de la vendedora mexicana

El estudio arroja datos del perfil de las emprendedoras mexicanas en México, destacando que el 57% de ellas pertenecen a la clase media, y 31% a la clase baja/media baja.

  • 30% son el principal sostén del hogar
  • 40% cuenta con estudios universitarios concluidos
  • 21% tiene estudios superiores incompletos
  • 63% viven con su pareja
  • 21% vive solamente con su madre
  • 86% venden a través de redes sociales o Internet
  • 34% realiza venta directa
  • 73% definen el éxito del trabajo independiente como: “lograr un balance entre la vida laboral y la vida personal”.
  • 73% dice que el principal obstáculo para emprender es la falta de dinero
  • 66% detalla que el principal esfuerzo es el dar a conocer el negocio

Amador, precisa que el negocio está estable, a pesar de haber enfrentado retos en la cadena de logística y aumento en costos. Para la marca sigue una continua evolución y construir más oportunidades de negocio para las mujeres e incrementar las oportunidades de ganancia.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario