La importancia del compromiso mutuo en la relación laboral

El Recurso Humano tiene cada vez más importancia en las organizaciones, porque es el principal valor diferencial de toda empresa y es un factor clave para lograr el éxito. Para que este éxito no sea pasajero y se consolide con el paso del tiempo, no basta con realizar un buen alineamiento de los colaboradores con la estrategia de la compañía, hace falta afianzar de forma correcta el compromiso mutuo: empleado – empresa, empresa – empleado. Esto es lo que conocemos como “engagement”.

Actualmente, las empresas tienen cada vez más clara la importancia y la necesidad de tener capital humano apasionado por su trabajo, talentoso y sobre todo comprometido con la empresa. Cabe destacar que el hecho de que un colaborador esté contento no significa que esté comprometido. Conseguir que los empleados estén contentos puede ser sencillo, lo complicado es lograr que los trabajadores estén comprometidos con la empresa y dispuestos a darlo todo para alcanzar los objetivos comunes.

Por utópico que parezca, el famoso “engagement” es algo totalmente viable en la empresa y con muy buenos resultados, la única condición es tener la voluntad real de conservar una relación en la que tanto la empresa como el empleado ganen. Si en algún momento esta relación se quiebra, no tardará en hacerlo también el compromiso.

Reconocer a los empleados comprometidos con la organización es relativamente fácil, son personas que siempre hablan de forma positiva sobre la compañía y tienen en alta estima la marca, sus servicios o productos y hasta la recomendarían. Es poco probable que decidan abandonar la compañía porque se sienten orgullosos de ser parte de la misma y están completamente en sintonía con la cultura y valores de la empresa.

Pero el compromiso no debe de venir solo del empleado hacia la empresa si no también de la empresa al empleado. No son pocas las compañías que se jactan de su alto compromiso con el capital humano y al revisar en profundidad, no son más que declaraciones de intenciones acompañadas de alguna que otra acción puntual. Para poder decir que una empresa está comprometida con sus trabajadores, debe de ser consciente de que ellos son el activo más importante, contribuir a su desarrollo profesional y facilitarles las vías necesarias para explotar su potencial. Es importante también reconocer los esfuerzos extra y mostrar inquietud por la calidad de vida de los empleados para poder satisfacer sus necesidades.

Tener recopilada toda esta información no sirve de nada si no se averiguan y aplican acciones que posibiliten aumentar de manera efectiva el “engagement”. Las acciones que se pueden llevar a cabo son variadas, pero algunas de ellas pueden ser:

  • Programas de bienvenida para los recién llegados, esto permite su integración en la cultura organizacional desde el minuto uno, les da una clara la visión general de la empresa y cuál es su papel en ella.
  • Dar acceso al capital humano a la formación que necesitan para mejorar y desarrollarse en la empresa, facilitarles el conocimiento de los planes de carrera existentes y darles retroalimentación periódica sobre su desempeño.
  • Impulsar desde la empresa políticas de conciliación de la vida laboral y personal de los trabajadores.
  • De acuerdo con las necesidades de cada empleado, establecer sistemas de remuneración flexibles y políticas retributivas justas con relación al mercado.
  • Son muchos los estudios que afirman que tener un capital humano comprometido impacta positiva y directamente en la empresa. Las compañías obtienen más beneficios si la plantilla está comprometida, tienen clientes más fieles y están mucho más preparadas para salir adelante en situaciones desfavorables.

El autor es Maribel Cano, Latin America Marketing Manager de Meta4, empresa líder de soluciones en la nube para la gestión de recursos humanos