EDN

Por: Ana Karen García / El Economista

La desaparición de estas empresas también produjo una baja importante en las fuentes de trabajo; el personal ocupado promedio de los establecimientos que sobrevivieron pasó de 3 a 2.7 personas.

Distribuir contenido