Protege tus documentos y evita fraudes

Foto: Archivo/El Economista

Si tus datos personales llegan a manos equivocadas, las consecuencias pueden ser desastrosas

Al momento de realizar una compra o, en general, al manejar tu dinero, es necesario contar con garantías para evitar que tu información financiera llegue a manos de defraudadores.

¿Alguna vez te han robado tu cartera? ¿Perdiste tu credencial de elector? ¿Extraviaste tus tarjetas? Si respondiste al menos con un sí a una pregunta, pudiste ser víctima de fraude o robo de identidad; una situación que, de no detectarse a tiempo, te ocasiona serios problemas financieros.

Por descuido, Carlos Padilla Olvera perdió su credencial de elector, sin imaginarse, fue víctima de robo de identidad. Los delincuentes con su información solicitaron crédito en diversas tiendas departamentales y de autoservicio, el fraude alcanzó los 300,000 pesos.

Especialistas del sector bancario aseguran que comenzar con un proceso de aclaración por un consumo no realizado no es un trámite engorroso si se informa a tiempo, de lo contrario, las consecuencias pueden ser desastrosas.

Marco Carrera Santa Cruz, director de Educación Financiera en la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), aseguró que aunque hay un avance, el robo de identidad y fraudes en tarjetas bancarias es todavía un problema latente que atañe a la sociedad.

“Está la lupa puesta en ello. El gran problema es que las personas, parece mentira, son las principales causantes de esta circunstancia, pues no ponen el suficiente cuidado y ellas mismas proporcionan su información”, dijo.

En este sentido, el Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Distrito Federal (InfoDF), reveló que México se ubica entre los 10 primeros lugares en robo de identidad a nivel mundial.

De acuerdo con el instituto, los daños ligados a fraudes por suplantación de identidad alcanzan 108 millones de pesos anuales.

Especialistas aseguran que el robo de identidad se puede considerar como el delito del siglo, pues con el uso de la tecnología los usuarios de servicios financieros en línea son más vulnerables. Muestra de ello es que las principales vías donde se regalan los datos personales son las redes sociales en 77% y las compras por Internet, con 62 por ciento.

Un análisis que realizó la Condusef con información de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) mostró que durante el primer semestre del 2013, los bancos recibieron más de 2.2 millones de reclamaciones monetarias, de las cuales 1 millón 490,992 tuvieron como origen un posible fraude en materia de robo o extravío, falsificación, comercio electrónico y transferencias, lo que representa 10% más a lo reportado en el mismo periodo del 2012.

Además, 290,000 casos de posibles fraudes ocurren sin el uso físico del pástico, es decir, mediante la compra de bienes o servicios por teléfono o a través de Internet.

¿Qué hacer?

Giovanni Rueda Nila, gerente de contenidos financieros en Educación Financiera Banamex, dijo que en la actualidad diversos mecanismos son utilizados por la delincuencia para engañar a las personas y cometer un fraude y dejar su bolsillo en blanco. Alertó que el delito de fraude con tarjetas de crédito va en aumento; sin embargo, los bancos desarrollaron mecanismos para blindar sus cuentas, entre los que destacan: un chip de seguridad y mayores candados en la banda magnética.

Entre los principales delitos se encuentran: pérdida o extravío de la tarjeta, duplicación o falsificación de su plástico; el robo de datos personales para solicitar créditos, y el hurto de la tarjeta antes de que llegue al domicilio del titular.

Los especialistas aconsejaron no compartir tu Número de Identificación Personal (NIP), no prestar tus documentos y plásticos a extraños y familiares. No proporcione tu información personal, mantén siempre a la vista tus pertenencias y refuerza tus contraseñas.

Guarda todos los comprobantes de tus compras y verifica tu estado de cuenta con el objetivo de detectar movimientos extraños o no reconocidos. Contrata el sistema de alertas de tu banco y solicita el servicio en Buró de Crédito o Círculo de Crédito.

Carrera Santa Cruz consideró que las nuevas medidas de la credencial de elector, al no plasmar tus datos personales, ayudarán, de alguna manera, a frenar el robo de identidad y falsificación.

Comprobantes que te vuelven vulnerable

Tarjeta de crédito o débito

Una vez que roban tu cartera o la pierdes, debes tomar decisiones inmediatas para evitar ser víctima de un fraude o robo de identidad, un delito que va en aumento. En caso de robo o pérdida, debes reportar el suceso lo antes posible a tu banco. De acuerdo con el Banco de México, cuando se realizan transacciones dentro de las primeras 48 horas previas al reporte de tu tarjeta, el banco se hará responsable de los cargos que se lleven a cabo con tu plástico.

Licencia de conducir

Ésta sí cuesta reponerla, y no cargar con ella al momento de ir al volante puede tener serias repercusiones para tu bolsillo. Primero, ante algún accidente automovilístico, ésta funge como identificación; segundo, si una patrulla te detiene puedes hacerte acreedor a una multa, o tercera, si te encuentras en un accidente y estás asegurado, algunas instituciones tienen como exclusión no contar con licencia, por lo que si no la presentas, el seguro no te cubrirá aunque tu póliza esté vigente.

Credencial de elector

Tu credencial de elector vale más de lo que piensas. Cuenta con datos como: nombre, dirección y firma, información que puede ser utilizada para suplantar tu identidad, y derivar en la contratación de créditos a tu nombre o la utilización de aquéllos con que ya cuentas; esto sin que sepas de su existencia o de su mal uso. Levantar una acta por robo o extravío ante el Ministerio Público es fundamental, ya que es un elemento para probar que no eres quien hace mal uso del producto o servicio.

Cheques

Mucho ojo con este tipo de documentos, ya que son vulnerables a cobrarse mediante firma apócrifa (falsificación de firma). No olvides que en tu cartera atesoras documentos que contienen tu firma, mismos que, para la delincuencia, podrían facilitar su falsificación y, con ello, poder cobrar un cheque. Comúnmente, cuando el reclamo es por falsificación de firma, las instituciones asumen su posible responsabilidad sólo si ésta es notoriamente distinta a la de tus registros. En caso de alguna anomalía en tu chequera, notifícalo de inmediato.

Fuente: Condusef

[email protected]

CRÉDITO: 
Paulina Gómez, El Economista