Evita los errores comunes del outsourcing

Foto: Cortesía

Cuando una empresa busca tercerizar un servicio es muy importante que los responsables se tomen el tiempo en elegir el modelo y el tipo de contrato adecuado, de lo contrario pueden generarse ineficiencias e incentivos perversos.

En la búsqueda por la mejora de la rentabilidad, empresas de todos tamaños han volteado a ver la tercerización de servicios, también conocida como outsourcing, como un arma muy importante en la reducción de costos y mejora de la eficiencia. Sin embargo, la mayoría de las empresas solo se cuestionan si deben de tercerizar o no tercerizar, pero muy pocas se preguntan: cómo hacerlo.

Para evitar algunos dolores de cabeza, Sintesys, empresa de consultoría en outsourcing, dio a conocer los errores más comunes que las compañías mexicanas cometen a la hora de contratar sus servicios de Outsourcing y cómo corregirlos.

1.- Confundir tercerización de un servicio con sub-contratación de personal

Cuando una empresa busca tercerizar un servicio es muy importante que los responsables se tomen el tiempo en elegir el modelo y el tipo de contrato adecuado, de lo contrario pueden generarse ineficiencias e incentivos perversos, que hagan que la empresa contratada para el servicio sea más ineficiente, en lugar de fomentar la productividad.

2.- Tercerizar antes de analizar

Entre las empresas de desarrollo de software hay un dicho muy sonado: “Automatizar un proceso problemático significa automatizar el problema”. Lo mismo sucede cuando se terceriza un proceso problemático, lejos de que traer a un tercero represente la solución a los problemas, éstos tenderán a acrecentarse.

Es por ello que es muy importante analizar y mejorar primero el proceso a tercerizar antes de encontrar quién debe hacerlo.

3.- No tener claro qué áreas deben permanecer dentro de la empresa

Pensar que toda función puede tercerizarse es tanto un error como pensar que todo debe hacerse en casa. Es muy importante que las empresas determinen cuáles son las funciones que deben quedarse dentro de la compañía y cuáles son susceptibles de enviarse fuera.

Para saber qué debe tercerizarse hay que entender qué funciones son estratégicas vs. operativas, la madurez del proceso seleccionado dentro de la institución vs. las empresas especialistas, la capacidad de la empresa para obtener el personal calificado, las herramientas requeridas vs las que tiene la empresa, etc.

4.- No tomar suficiente tiempo en escoger al proveedor adecuado

Para seleccionar un proveedor de outsourcing deben considerarse diferentes factores, tales como: la experiencia demostrable, el entendimiento del negocio, la infraestructura e incluso la actitud, y no sólo el precio.

5.- No invertir tiempo en diseñar una estrategia de outsourcing

En conclusión de los puntos anteriores, el tercerizar un proceso puede incrementar dramáticamente su productividad y reducir sus costos, pero debe realizarse de forma estratégica, de lo contrario puede tener impactos importantes en la organización.

Toda organización debe tomar un tiempo para determinar cosas como: cuántos proveedores requiere, con qué características, qué parámetros usará para medirlos y para medirse a ella misma.

Invertir el tiempo en determinar una estrategia de Outsourcing, puede reducir los costos de las empresas hasta en un 50 por ciento.

[email protected]

CRÉDITO: 
Redacción