Acciones que pueden acabar con tu dinero

¿Sabía que puede tener patrones de inversión y que estos podrían estar mermando sus rendimientos? No permita que esto acabe con su capital, cambie su fórmula y crezca más sus rendimientos, especialistas le aconsejan sobre los sesgos de los inversionistas.

Raúl Martínez Solares, especialista en economía conductual, explicó que un sesgo es cuando de manera inconsciente su conducta está orientada a actuar de cierto modo, es una precondición para operar de cierta manera.

Las personas pueden tener sesgos en diferentes etapas de su vida, es algo natural en los seres humano; sin embargo, tener sesgos en cuestión de inversión podría poner en peligro su inversión.

Informó que los sesgos en los que los mexicanos más incurren son el sesgo retrospectivo, el sesgo del exceso de confianza, el sesgo de disponibilidad, el de evitación del arrepentimiento y la aversión miope a la pérdida.

“Recaer en sesgos lo pueden llevar a tomar decisiones irracionales, tomarlas a destiempo, tomar buenas decisiones e incluso a no ponderar el riesgo”, acotó.

Benjamin Boehner, director de Consultoría de Inversiones para Centro y Latinoamérica de Credit Suisse, aconsejó formar a conciencia su portafolio de inversión y la estrategia de cómo lo hará, pero ello deberá ser una forma fundamentada y no simplemente contemplar rendimientos.

LAS OCHO REGLAS DE ORO

Destacó que la aplicación de procedimientos fáciles y sin costo como los siguientes puede disminuir el impacto de riesgos específicos a su portafolio. Estas ocho reglas de oro son:

  1. La diversificación es de gran importancia. Cuando no tiene mucho dinero tener un portafolio de inversión diversificado lo hará crecer con mayor seguridad y rapidez.
  2. Siga su estrategia de inversión con rigor. Para ser capaz de no perder de vista el camino trazado y seguir su estrategia al pie de la letra debe escribirla y tenerla a la mano, así nunca perderá de vista su meta.
  3. Respete su perfil de riesgo. Calcule su consumo de riesgo en una base diaria, calcule la fluctuación esperada de su portafolio, y compare uno con otro, si hay un sobregiro debe hacer un nuevo plan.
  4. Cambie su decisión inicial solamente si hay evidencia significante por lo contrario. Si toma una decisión de invertir en algo, escriba las razones por las cuales lo está haciendo y qué variables pueden modificar su decisión.
  5. Evite seguir el alza del mercado. Tenga claro cuánto quiere ganar, si no lo determina, puede estar creciendo su perfil de riesgo.
  6. No preste demasiada atención a la prensa financiera y tenga paciencia. Debe vigilar los mercados ya que demasiada información puede confundirlo y orillarlo a tomar una mala decisión, sobre todo si no sabe mucho de inversiones.
  7. Asuma sus pérdidas y siga adelante; nunca incremente una posición en pérdida. Defina hasta cuánto puede perder y no busque recuperarse arriesgando más.
  8. Dé tiempo a sus activos con utilidad hasta que llegan a su precio de objetivo. Si no tiene un objetivo definido, probablemente quiera sacar su inversión muy pronto, motivo que terminará haciéndolo ganar menos de lo que podría ganar realmente.

Raúl Martínez Solares consideró que para corregir sus sesgos debe primero aceptar este error, posteriormente cada que tome una decisión financiera trate de verlo desde una postura externa y busque una buena y equilibrada asesoría financiera.

[email protected]

acv

CRÉDITO: 
Yael Córdova / El Economista