"Reto loco" lleva a mexicano a dirigir Kellogg’s Sudáfrica

Johannesburgo.- La capacidad de reinventarse y aceptar "retos completamente locos", han sido claves en el éxito profesional de Rodrigo Vázquez, actual director general de Kellogg"s Sudáfrica.

Vázquez, quien nació en la capital mexicana en el seno de una familia numerosa y apasionada a la lectura, ingresó al mundo laboral a los 18 años, cuando apenas concluía el primer semestre de contaduría en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La negativa de su padre a continuar con el apoyo económico lo llevó a buscar trabajo como auxiliar de auditor en un despacho de contaduría, donde al cabo de los tres años empezó a trabajar como contador incluso antes de obtener su título.

Tras adquirir experiencia en otras dos compañías, Vázquez ingresó a Kellogg"s hace 12 años como gerente de análisis y planeación estratégica en el central Querétaro, y dos años más tarde se incorporó a ventas como gerente divisional del área centro del país.

Se trató de un "cambio radical, pero me gustó mucho porque implicó dejar el área financiera, que es la cocina de la empresa, para irme a trabajar con clientes y entender el aspecto externo de la compañía", manifestó.

Dos años después el director de mercadotecnia lo invitó a participar en su departamento como gerente de servicios, a pesar de que "no tenía la más remota idea" de investigación de mercados y de cómo llevar la relación con los medios.

"Esa ha sido la historia de mi vida, ir aprendiendo de los trabajos esa fue la tercera vez que me tuve que reinventar", dijo el ejecutivo, quien destacó que esa capacidad de reinventarse cada cierto tiempo le ha ayudado a crecer en el terreno profesional.

"No mucha gente puede decir que tiene experiencia en tres distintas áreas: finanzas, ventas y mercadotecnia, eso hizo más fácil que accediera a un nivel gerencial y luego a uno directivo, porque conozco los distintos puntos de vista de la empresa", comentó.

Dos años después de estar en esa posición fue nombrado en 2000 director de ventas de Kellogg"s México y en 2004 le propusieron trasladarse a Sudáfrica como director general de la compañía líder en la producción de cereales en el mundo.

"El cambio fue difícil, pero una vez más lo vi como una oportunidad de reinventarme", señaló el ejecutivo, quien resaltó que "esta clase de retos me ilusionan, porque después de cierto tiempo necesito salirme de mi zona de confort".

El traslado a Sudáfrica implicaba enfrentarse a un país con 11 idiomas oficiales y una mezcla de tres culturas muy interesantes: la africana, la europea proveniente de la colonización holandesa y británica y el estilo de vida americano, presente en todos lados.

El segundo gran reto que vio en la nueva asignación, dijo, fue la necesidad de cambiar la política de escasa inversión que la firma había mantenido en el país desde que abrió su planta en 1948, ante la incertidumbre generada por el régimen del apartheid.

A 12 años de la instauración de la democracia, Kellogg"s Sudáfrica enfrenta el desafío de poner al día su maquinaria, además de mejorar las competencias técnicas del personal a través de programas de entrenamiento y capacitación.

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (sida) representa otro de los grandes retos para la compañía, debido al elevado porcentaje de sudafricanos afectados por esta enfermedad, la mayoría en edad productiva, indicó.

En ese sentido, señaló, "la única forma de proteger a nuestros 220 trabajadores y de reducir el contagio es a través de la educación, por ello Kellogg"s proporciona servicio de asesoría en este tema a sus empleados bajo carácter confidencial.

Es una labor que debemos realizar todas las empresas, de lo contrario en unos años nos va a costar mucho contratar gente capacitada, ya que el grupo más afectado por el VIH va de los 16 a los 25 años, explicó tras recordar que en 2005 perdió a cuatro trabajadores por esta causa.

Sobre el hecho de tener empleados con VIH en una compañía del ramo alimenticio, descartó cualquier tipo de riesgo debido a que el virus sólo puede ser transmitido por vía sexual, por contaminación de sangre y de madre a hijo.

Además, en el caso de que un seropositivo deje una gota de sangre, el virus sólo puede vivir al aire libre escasos segundos, explicó tras precisar que el "proceso productivo en Kellogg"s es completamente automatizado, y el producto jamás es tocado por la mano del hombre".

Vázquez, quien cuenta con una maestría en Administración en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), destacó que la empresa está a la vanguardia en la promoción de oportunidades a negros y mujeres, antes en total desventaja.Ahora, agregó, ocupan la mayoría de los puestos de alto nivel.

Sobre la evolución de la compañía, dijo que está creciendo a una velocidad impresionante, gracias a un ambiente favorable: "una economía muy estable, con ganas de crecer y de extender los beneficios de esa Sudáfrica desarrollada hacia el resto de la población".

"Estamos muy contentos con los resultados", pero ello, aclaró, no está relacionado con mi gestión, sino con las actuales condiciones del mercado. "Tengo la suerte de estar en el lugar correcto, en el momento adecuado".

Sudáfrica es un mercado emergente donde millones de personas que antes carecían de ingresos se están incorporando con gran rapidez al mercado, gracias a la estabilidad económica y a programas gubernamentales que promueven oportunidades para la población negra.

En este país se están dando las mismas condiciones que en América Latina, por ello "traer la experiencia de México ha sido de muchísima ayuda", apuntó el ejecutivo, quien descartó hablar sobre su carrera a futuro, ya que -dijo- prefiere preocuparse por el presente.

CRÉDITO: 
Notimex