IBS crece con recursos propios

Foto EE: Hugo Salazar

IBS da un paso más hacia su expansión: en octubre pondrá en marcha su nuevo centro de oficinas virtuales en La Colonia Condesa, el quinto que abren desde el 2005, y el cual fue financiado con recursos propios, conforme a la política seguida por los hermanos León y Daniela Wladislawoski.

“Es un espacio más grande, de 180 a 200 metros, con salas de capacitación de entre 60 y 80 personas, renta de oficinas fijas. Es un híbrido entre oficina virtual y física, y de un estilo muy diferente al resto de nuestros centros, es un poco más vintage, va más con la zona. La Condesa es un espacio donde se está gestando muchas startups. Está de moda”, comentó en entrevista Daniela Wladislawoski, directora de Relaciones Públicas.

El nuevo centro está ubicado en el piso 13 de un edificio de la calle de Tamaulipas, y cuenta con una la de juntas para 60 personas, que puede dividirse en tres y está disponible toda la semana. Para las sesiones de trabajo más relajadas, el centro ofrece un espacio lounge y tiene también la opción de renta fija para profesionistas independientes.

Los costos de los paquetes para una oficina virtual van desde 699 pesos mensuales, con recepcionistas bilingüe, que toma llamadas y recibe recados; hasta 3,200 pesos al mes, que incluye también domicilio fiscal, correspondencia y 40 horas disponibles para sala de juntas con WiFi y servicio de café.

“No nos gusta apalancarnos, por eso llevamos un ritmo más lento de expansión. Otras empresas han crecido mucho pero con deuda. Es curioso, pero vemos que el número de clientes que tenemos nosotros con respeto a otros centros es casi el mismo. A nosotros nos ha funcionado abrirlos con lentitud, con nuestras utilidades, nos parece un poco más sano”, explica.

APP ELEVA PRODUCTIVIDAD

A finales del 2013, IBS lanzó la aplicación para dispositivos móviles, dirigida a sus clientes que deseen reservar de manera más ágil las oficinas virtuales. Hasta el momento de la entrevista, hace unas semanas, aproximadamente de los clientes de IBS había migrado a la aplicación y Daniela Wladislawoski confía que la cifra llegue a 80 por ciento.

“Tenemos unos 800 clientes aproximadamente en los cuatro centros. Tengo la idea de que migrará entre 70 y 80%, siempre va a haber un porcentaje que no la va a usar porque están habituados a trabajar con otras costumbres, y trabajar con una oficina virtual ya es un salto tecnológico”.

La aplicación, recordó, agiliza la reservación de las oficinas y concentra todos los servicios que ofrecen éstas, además de que se actualiza conforme el cliente va recibiendo llamadas o recados o mensajería. El usuario también puede ir conociendo cómo va avanzando su facturación.

OFICINAS PARA TODOS

La facturación promedio de los clientes de IBS ronda en los 1,200 pesos mensuales. Daniela Wladislawoski asegura que las personas que hacen uso de esta modalidad son de diferentes nichos de mercado, incluyendo a los profesionistas independientes, pero enfatiza “nuestra apuesta no es el coworking”.

“Los espacios de coworking cubren otras necesidades, nuestra apuesta no es coworking, nuestra apuesta es que si no necesitas el espacio físico no lo pagues. A veces el coworking space puede ser más costoso que una oficina virtual”, asegura.

Para quienes sí funciona la oficina virtual es aquellas personas que requieren que todas sus operaciones estén centralizadas en una dirección, y que al mismo tiene necesitan que éste sea su domicilio fiscal y comercial.

La directora de Relaciones Públicas recuerda que uno de los requisitos para contratar un paquete de oficina virtual es presentar el acta constitutiva para constatar que se trata de una empresa real y regulada. “Si llega a falta –el acta- no le damos el domicilio fiscal o la renta, hasta que esté bien constituida la empresa”, concluye.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario