Contadores que apoyan a las empresas en su obligación tributaria

Como a un confidente, al contador no se le puede ocultar nada. Es inminente que en él se tenga plena confianza.

Combinar la docencia con el trabajo le permitió a Eduardo Mercado conocer y estudiar de cerca los errores más comunes que cometen las Pymes al momento de realizar su contabilidad.Los mexicanos no tenemos la cultura de pagar impuestos.

Los riesgos por no cumplir con nuestras obligaciones fiscales y financieras son muy altos y por ahorrarse unos cuantos pesos los empresarios pueden perder hasta sus negocios, advierte Eduardo Mercado, socio fundador del despacho Servicios Contables Administrativos y Fiscales.

Este despacho nació en un cuarto pequeño como parte de la ilusión de un estudiante universitario que decidió convertir, en 1997, su habitación en un estudio para comenzar sus pininos en la contabilidad.

“La crisis me obligó a trabajar, comencé como auxiliar contable, archivando facturas y vaciando datos a la computadora. Así fue como conocí gente que después me pidió que le llevara la contabilidad de sus negocios”, recapitula Mercado.

El despacho está integrado por siete personas, juntos asesoran a 30 pequeñas y medianas empresas (Pymes), la mayoría del sector restaurantero y agencias de viajes.


ACADÉMICO DE CORAZÓN

Combinar la docencia con el trabajo le ha permitido a Mercado conocer y estudiar de cerca los errores más comunes que cometen las PYMES al momento de realizar su contabilidad.

"Aquellos empresarios que forman su empresa de manera independiente piensan que es fácil presentar su contabilidad fiscal a través de los formatos que el SAT publica en Internet. Pero a la hora de enfrentarse a conceptos tan complejos, el emprendedor ya no se atreve a continuar con el trámite”, comenta el catedrático de la Universidad Anáhuac México Sur.

Pensar que en los primeros meses, el empresario recuperará lo que invirtió en el negocio es otro error en las Pymes. “Muchos negocios fracasan porque no prevén un fondo que sierva como colchón para amortiguar los vaivenes económicos de los primeros meses, lo que en ocasiones provoca la quiebra inmediata de la empresa”, explica el académico.

Por su parte, “las empresas familiares tienen problemas porque al ser manejadas por el jefe de familia, quien en varios casos no cuenta con la suficiente experiencia contable, administra su Pyme, como se da a entender y no acepta los consejos de sus parientes cercanos”, dice Mercado.

El contador explica que la capacitación del personal es necesaria para que la empresa funcione administrativamente; sin embargo, existen casos en los que no se quiere invertir en la preparación de los empleados, pues se cree que éstos se irán al poco tiempo con la competencia.


SOLUCIÓN A SU MEDIDA

Mercado junto con su equipo de trabajo brinda servicios de contabilidad fiscal y contabilidad financiera.

Como a un confidente, al contador no se le puede ocultar nada. “Es inminente que en él se tenga plena confianza para contarle todo lo que suceda en la empresa, de esta manera podrá entregar resultados correctos y las decisiones que tome el empresario serán las indicadas”, recomienda el experto.

Algunas empresas también contratan los servicios de este despacho para recibir cursos de liderazgo, motivación, estrategias de ventas, administración financiera e inducción.


A EVOLUCIONAR

Ya que sus clientes comenzaron a franquiciar, el despacho tuvo que adaptarse a los cambios que impuso este modelo de negocios: “En nuestro informe incluimos el reporte de ventas de cada una de las franquicias que maneje el franquiciante”, comenta Mercado.

Eduardo recomienda para una mejor administración de la Pyme, asesorarse antes de abrir un negocio; tomar cursos de administración y contabilidad, en caso de ser emprendedor, para poder interpretar los resultados de los reportes que le dé el contador y así poder tomar decisiones adecuadas.

[email protected]

CRÉDITO: 
Samantha Álvarez