Ayotzinapa: el espejo de una empresa

Con el inicio de la crisis política más importante del presente sexenio es como se mira el México de fin de 2014. Un país en medio de manifestaciones, un presidente envuelto en escándalos de corrupción inminente, un gobernador con licencia tácitamente depuesto y un presidente municipal en pleno juicio, es la imagen de la crisis política que vivimos los mexicanos de hoy.

Y si bien mi columna no tiene tintes grilleros, sí quisiera poner el ejemplo de este escenario como un caso de crisis mal manejado desde el inicio, por la persona clave que tenía el poder de contenerla: el presidente Peña Nieto y que, a manera de analogía, debería ser el presidente o director general de una compañía.

Cuando comienza una posible crisis en una empresa, lo más importante es actuar en el momento oportuno, con las personas indicadas y con las palabras correctas. Si escuchas un gerente que te dice: "Seguiré luchando y trabajando por aclarar este fatídico acontecimiento hasta dar con los culpables” (como lo dijo Abarca) y a las pocas horas renuncia; y si ves que tu director de área ya había tenido un grave problema con las mismas personas tiempo antes (como cuando en 2011 el gobernador Ángel Aguirre enfrentó su primera crisis cuando normalistas de Ayotzinapa bloqueaban la Autopista del Sol y policías estatales enviados a desalojarlos dispararon dejando dos jóvenes muertos), definitivamente tú, como director de una empresa, ¡NO puedes quedarte callado durante días sin hacer nada! Es momento de actuar porque, al final de cuentas, es tu empresa.

Si un CEO de una compañía como Tesco en Reino Unido ofreció disculpas a sus consumidores por vender productos alterados, el rey de España pidió perdón por sus cacerías o un expresidente de Estados Unidos se disculpó por una infidelidad, no vería por qué un director general no deba dar la cara personalmente, ofrecer disculpas en el momento oportuno y tomar acción inmediatamente para resarcir el daño ocasionado.

Hoy el gobierno de Estados Unidos, el Parlamento Europeo, la iglesia católica, la Organización de Estados Americanos (OEA), entre otras organizaciones, están a la expectativa de lo que sucede en nuestro país por no haber puesto atención a tiempo. No dejes que esto pase en tu empresa y pon atención a las señales, antes de que sea demasiado tarde.

¡Síguenos y comenta en @tokrp!

El autor es Javier Vázquez Gómez, director general de Tok Relaciones Públicas, una empresa de Grupo Vink

Imagen: