Sofomes interesadas en entrar a la Bolsa

Foto: Especial

Actualmente estas sociedades se fondean con recursos propios

Algunas de las casi 140 sofomes afiliadas a la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Asofom) quieren y están listas para entrar al mercado bursátil con el fin de buscar incrementar su fondeo. Sin embargo, esperarán las reglas que, en este rubro, contenga la reforma financiera, pues preocupa que la regulación pudiera incrementarse para el sector.

“Hay muchos temas de la reforma en los que estamos de acuerdo, sólo me preocuparía tal vez cierta regulación que se le quiere poner a las que van a la Bolsa. En diciembre y enero (pasados), había varias sofomes que hablaban de que querían ingresar a la Bolsa y ahora, aunque están preparadas para ir, están esperando a ver cómose resuelve esto”, dice Luis Quijano Axle, presidente de la Asofom.

Al no poder captar recursos del público, las sofomes se fondean principalmente con recursos propios, a través de la banca comercial y de desarrollo y en el mercado de valores.

En este sentido, el Presidente de la Asofom destaca que en la actualidad, la normatividad aplicable al mercado bursátil mexicano, tanto la que emite la propia Bolsa Mexicana de Valores como la de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, es correcta, por lo que no ve necesaria una diferenciación para que las sofomes puedan colocar.

“Si es porque podrían poner en riesgo a los inversionistas de la Bolsa, bueno, pues también las grandes compañías que están en la Bolsa podrían poner en riesgo”, comenta Quijano.

El directivo destaca que actualmente algunas sofomes integradas a esta organización ya operan con cierta normatividad bancaria, como es en los temas de las reservas, capitalización y prevención en materia de lavado de dinero.

Quijano Axle refiere que el proceso natural de las sofomes es fondearse primero con recursos propios, luego con dinero de la banca comercial, después con fondeo de la banca de desarrollo, posteriormente en el mercado bursátil, y finalmente con la captación al convertirse en banco de nicho, como lo hizo hace poco Forjadores, entidad que estuvo afiliada a la Asofom.

“No necesariamente todos tienen que seguir ese proceso. Seguramente algunos seguirán con su modelo de sofom por su mismo tamaño de mercado, por su mismo modelo de negocios”, enfatiza.

[email protected]

CRÉDITO: 
Edgar Juárez, El Economista