Querétaro en la mira de empresas argentinas

Foto: Especial

Las firmas consideran al estado una opción para desarrollar TIC

Querétaro, Qro.- El clúster de Tecnologías de la Información de Querétaro (InteQsoft) proyectó la llegada al estado de tres empresas relacionadas con el sector de las Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC) en el 2014.

El presidente del clúster, Jorge Buitrón Arriola, anticipó que la llegada de las empresas podría concretarse durante el primer trimestre del próximo año.

Se trata de tres firmas de origen argentino que han contemplado al estado como una de sus primeras opciones para desarrollar tecnología.

“Hay 15 empresas que ya estuvieron en México, que traen inversión: algunos de data center, algunos en alianza con servicios que han desarrollado en Argentina”, explicó Buitrón Arriola.

En este sentido, agregó que se está trabajando sobre un plan para que se defina su llegada al estado.

De concretarse la inversión y adicional a otros proyectos que se impulsan desde el clúster, se traduciría en la generación de 1,000 empleos directos y hasta 3,000 indirectos.

De acuerdo con Buitrón Arriola, se pretende atraer a estas empresas en el sentido de sumar capacidades para buscar un mercado en el extranjero, principalmente en Estados Unidos.

“No se trata de traerlos para que nos compitan aquí, sino de, a través de un plan específico, atacar un mercado de exportación”, manifestó.

Querétaro compite esas inversiones con ciudades como Monterrey y Guadalajara, aunque, a decir de Jorge Buitrón, el estado prácticamente ya concretó su arribo.

Sector remunerado

Buitrón Arriola sostuvo que, a diferencia de otros sectores, las empresas relacionadas con el sector de las TIC generan empleos de alto nivel, pues es el sector mejor pagado, lo que genera importantes dividendos para la región centro del país.

El Presidente de InteQsoft reiteró que, desde su creación, InteQsoft ha tratado de impulsar la aplicación tecnológica en beneficio del cualquier usuario.

[email protected]

CRÉDITO: 
Lourdes Durán, El Economista