Darán microcréditos en el sureste del país

Foto: Especial

Pronafim beneficiará a más de 700,000 personas durante 2013

El reto de los microcréditos es que tengan un efecto transformador en la vida de las personas a quienes llegan, afirma categórica la coordinadora general del Programa Nacional de Financiamiento al Microempresario (Pronafim), Elenitza Canavati Hadjopulos, quien destaca que el objetivo del organismo es, apoyado en un mayor número de intermediarios, llegar cada vez más a comunidades del país cuyos habitantes necesiten de préstamos para lanzar sus proyectos productivos y mejorar sus condiciones.

“Un microcrédito bien dado, si es oportuno y adecuado, ya tiene un efecto transformador. Pero cuando por alguna razón no está siendo así y hay problemas (por ejemplo) de sobreendeudamiento, complica más la vida de las personas en lugar de apoyarlas. Es donde nosotros tenemos que entrar con un acompañamiento, ya sea con capacitación o incubación para rectificar este camino”, destaca.

En entrevista, la exdirectora del DIF de Nuevo León explica que en el 2012 el Pronafim benefició a más de 560,000 personas, principalmente mujeres, de las zonas del sureste del país, con la dispersión de microcréditos a través de más de 100 intermediarios, principalmente sociedades financieras populares (sofipos) y de objeto múltiple (sofomes). La meta para el 2013, dice, es derramar 1,450 millones de pesos en beneficio de más de 700,000 personas, y con el apoyo de un mayor número de jugadores.

Canavati puntualiza que el Pronafim es un programa sano que ha respondido bien a las necesidades del sector desde hace 13 años, pero destaca que el sector de las microfinanzas ha evolucionado y deben satisfacerse los requerimientos de una manera más incluyente. Para ello, argumenta, el programa debe empezar por abrirse a más intermediarios para que sean éstos los que dispersen los créditos, aunque de una manera sana y ordenada.

La funcionaria está consciente de que hay aún muchas zonas del país a las que debe entrarse con microcréditos y a tasas más bajas (el Pronafim fondea a las microfinancieras con cerca de 10% de interés anual, pero éstas las incrementan exponencialmente), para lo cual, menciona, una de las estrategias del Programa es diversificar los vehículos de dispersión, al mismo tiempo que se generen incentivos para que entren a otras regiones y a costos más bajos. “Nos estamos concentrando en incluir esta visión de rentabilidad económica, junto con el impacto social”, indica.

Elenitza Canavati comenta que, en línea con la Cruzada Nacional contra el Hambre y el Programa de Prevención de la Violencia Social, banderas del gobierno federal, el Pronafim busca llegar a lugares históricamente desatendidos, para lo cual se ha trazado cuatro puntos estratégicos: el enfoque generacional, es decir, crear productos tanto para jóvenes como para adultos mayores; el de género, para impulsar más a las mujeres (95% de sus actuales beneficiarios es del sexo femenino); el territorial, para llegar a más lugares, y el intercultural, para ofrecer productos adecuados a las comunidades indígenas. “Es un gran porcentaje de nuestra población que necesita de una educación financiera adecuada para ellos, traducida al lenguaje indígena; eso lo estamos trabajando”.

Proyectos a corto plazo

Con base en estas líneas estratégicas, el Pronafim, según su Coordinadora General, tiene en puerta diversos proyectos que tienen como fin llevar microcréditos a más regiones y en mejores condiciones.

Entre éstos se encuentran: trabajar con cooperativas de ahorro y préstamo, principalmente en materia de capacitación; firmar un convenio con Telecomm para que pueda ofrecer tarifas preferenciales a más corresponsales; que las microfinancieras firmen un código de ética ante la Condusef para promover mejores prácticas.

Además, diseñar una estrategia para comercializar los productos de los beneficiarios; y transmitir cápsulas de educación financiera a comunidades indígenas, a través de las estaciones del Instituto Mexicano de la Radio (Imer).

[email protected]

CRÉDITO: 
Edgar Juárez, El Economista