El problema de la administración: El mercado de valores

Como hemos comentado en anteriores colaboraciones, el administrador financiero en la empresa deberá procurar los recursos suficientes para que la organización financie tanto la operación en el término de contar con el capital de trabajo suficiente para asegurar la continuidad de las operaciones, como el crecimiento para la adquisición de nuevos negocios o la ampliación del mismo de tal manera que logre una mayor participación del mercado.

Dependiendo del costo financiero que la empresa esté en posibilidades de absorber, y de la disponibilidad de los recursos que cada fuente de financiamiento pueda aportar, el administrador financiero seleccionará que opción será la que más atractiva sea para la empresa.

Dentro de la gama de fuentes de financiamiento a disposición de las empresas, son los mercados de valores o de capitales, como son las Bolsas de Valores. Una vez que se toma la decisión de buscar financiamiento a través de la bolsa, se tendrá que definir de qué tipo será.

El mercado de capital, como son las bolsas de valores, es aquel en donde el “público inversionista” acude para invertir su patrimonio en efectivo en valores representativos de deuda o del capital de las sociedades que buscan financiamiento a través de ella.

En el momento en que una empresa toma la decisión de buscar financiamiento a través de un mercado de valores, está tomando la decisión de que su información se vuelva pública, esto es que va a estar a disposición del público inversionista con objeto de que este grupo pueda analizar dicha información y tomar la decisión de invertir en la empresa o no. Por lo anterior a las empresas cuyos valores se pueden intercambiar a través de un mercado de valores, se les llama empresas públicas. A diferencia de las empresas de participación estatal que a veces también se les llama empresas públicas.

Como ya mencionamos, las empresas pueden ofrecer en las bolsas de valores acciones con objeto de que los inversionistas participen del capital de las empresas como accionistas, o bien las empresas pueden emitir títulos de deuda, con lo cual el público inversionista participa en la empresa como acreedor de la misma.

Con el objeto de hacer una colocación, es necesario preparar a la compañía que tendrá que cumplir con los requisitos que imponen los mercados de valores (en el caso de México la Bolsa Mexicana de Valores), así como las instituciones reguladoras de los mercados de valores (en México la institución reguladora es la Comisión Nacional Bancaria y de Valores – CNBV)

Dichos requisitos incluyen la preparación de un prospecto de colocación el cual incluye información de la empresa relativa a asuntos financieros, operativos, comerciales, de estructura administrativo y de estructura accionaria o de propiedad.

Así mismo, el prospecto incluye estados financieros auditados por los dos últimos años para efectos del balance general, como tres años para efectos del estado de resultados, de cambios en el capital contable y de flujo de efectivo, así como notas explicativas a los estados financieros incluyendo un resumen de las políticas contables utilizadas en su preparación.

A este respecto las empresas cuyos valores cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores, deben preparar su información financiera siguiendo los lineamientos de las Normas Internacionales de Información Financiera (International FinancialReportingStandards – IFRS).

En próximos artículos, entraremos en el tema de colocaciones en los mercados con un poco más de detalle.

C.P.C. Luis Alberto Cámara Puerto
Socio director de PKF México
@PKFMexico

acv