Evita la clonación de tu tarjeta

Foto: Especial

Conoce cómo denunciar este delito y tramitar tu reembolso

Imagínate: llegas a un cajero automático para sacar el efectivo que tienes en tu tarjeta de débito o crédito, pero al revisar tu saldo te das cuenta de que no puedes disponer del dinero debido a que tu cuenta está en ceros; inmediatamente piensas que es una mala broma, pero al revisar varias veces tu saldo, la mala broma se convierte en una realidad.

Tal vez esto no te ha pasado, pero a cientos de personas sí, y es porque la delincuencia organizada usa métodos para clonar tarjetas de crédito o débito como los llamados skimmers.

Pese a la información que los órganos reguladores, junto a las instituciones, han ofrecido a los usuarios para prevenir la clonación de plásticos, siguen ocurriendo casos donde la delincuencia aprovecha el descuido de las personas para obtener recursos de manera ilícita.

Mario di Costanzo, titular de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), explicó que la manera más común de llevar a cabo la clonación de las tarjetas es mediante los aparatos conocidos como skimmers.

Estos son dispositivos que se colocan dentro de los cajeros automáticos y al momento de que se introduce una tarjeta se extrae la información del plástico y luego es vaciada en otro.

  • ¿Qué hacer para que tu tarjeta no sea clonada?

El titular de la Condusef expresó que cuando una persona trata de introducir la tarjeta bancaria al cajero y presenta dificultades para hacerlo o nota demasiado floja la ranura donde se introduce el plástico, inmediatamente debe buscar otro cajero para realizar la operación, ya que, muy probablemente, ese cajero esté corrupto.

Para Mario di Costanzo, el que nunca se pierda de vista la tarjeta, incluso cuando se realice un pago, es vital para evitar que su tarjeta sea clonada.

“En muchos lugares llevan al cliente una terminal para que en todo momento tenga su tarjeta a la vista”, añadió el funcionario.

El funcionario destacó la importancia de que la gente guarde sus recibos de cada operación, ya que, en caso de no reconocer algún cargo, se puede hacer el reclamo ante el banco y si se tienen los comprobantes de las operaciones, “muy difícilmente la entidad se negará a devolver el dinero”.

  • ¿Y cuando ya clonaron la tarjeta?

En caso de que te hayas dado cuenta de que tu tarjeta fue clonada, debes acudir a la Unidad de Atención Especializada del banco que la expidió para levantar la queja.

Cuando el usuario no reconozca algún cargo, las instituciones, por ley, tienen que devolver el dinero que fue sustraído ilegalmente a más tardar el cuarto día hábil siguiente a la reclamación, según una circular expedida en el 2010 por el Banco de México (Banxico) en el Diario Oficial de la Federación.

Al respecto, Ángeles Meraz Herrera, subdirectora de prensa de Banamex, expresó que cuando las clonaciones son claramente evidenciadas, el banco devuelve el monto de lo robado en un periodo de entre 24 y 48 horas, con una aclaración de “abono condicionado”, que significa que una vez que concluya su investigación, se confirma o no que la tarjeta estuvo comprometida en un proceso de fraude.

Con el fin de que las clonaciones de tarjetas desaparezcan, el Banco de México ha exigido a todas las entidades bancarias que expidan plásticos que contengan chip y no banda magnética. El plazo para que los bancos migren todos sus plásticos de la banda magnética a chip es el 31 de diciembre del 2013.

Parecen, pero no son iguales

  1. Son dispositivos externos que cuentan con una ranura idéntica a la que tienen los cajeros.
  2. Son colocados en la ranura del mismo cajero automático.
  3. Al introducir los datos en el cajero, éstos pasan al skimmer para ser vaciados en otro plástico.

¿Cómo no ser una víctima más?

Más vale prevenir que lamentar. Para no caer en las garras de los delincuentes, toma tus precauciones.

  • Cambiar el NIP de la tarjeta y datos confidenciales de vez en cuando.
  • Cuando ingreses datos por Internet, que sea sólo en sitios seguros.
  • Cuando vayas al cajero, cubre con la mano el teclado para que nadie vea su NIP.
  • Para verificar todos los consumos, inscríbete al sistema de alertas de su banco.
  • Reporta al banco todos los actos relacionados con las tarjetas que te generan dudas.
  • No dejes en el cajero los comprobantes de tus operaciones.
  • Utiliza cajeros automáticos que estén bien iluminados y, de preferencia, con vigilancia.
  • Reporta a tu banco cualquier anomalía detectada en el cajero automático.

[email protected]

CRÉDITO: 
Fernando Gutiérrez