Tenemos control absoluto de proyectos del FNE: Inadem

Alejandro González, coordinador general de Planeación Estratégica, Evaluación y Seguimiento del Inadem. Foto EE: Hugo Salazar

El Fondo Nacional Emprendedor pasa por un proceso de mejora continua y, al ser un instrumento dinámico que se ajusta a los tiempos de mipymes y emprendedores beneficiarios, corre el riesgo de que tenga observaciones por parte del órgano fiscalizador, declaró Alejandro González, coordinador general de Planeación Estratégica, Evaluación y Seguimiento del Inadem.

Consultado sobre los resultados de las auditorías de la ASF, en las que detectó un daño al erario por 311 millones de pesos, el funcionario defendió el trabajo del Instituto y recordó que desde el 2013, el FNE ha recibido reconocimientos del Coneval (Consejo Nacional de Evaluación de la Política), ha sido premiado por su innovación y transparencia, y el año pasado GESOC lo calificó como el fondo con más alta puntuación en eficiencia y cumplimiento de metas.

“Evidentemente hay observaciones –de la ASF- sobre una serie de indicadores y metas, pero nosotros tenemos las evaluaciones de desempeño y diseño que prueban que el trabajo que ha venido haciendo el Inadem es el adecuado y eficiente”, señaló.

—La ASF propone corregir o suspender el FNE ¿qué opina al respecto?
El fondo es tan dinámico que siempre tenemos movimientos en el sistema informático, de tal manera que se puede percibir que no es el más eficiente. El dinamismo de los proyectos y avances de los beneficiarios hace que nos soliciten modificaciones y les damos prórrogas.

El fondo es un promotor, no podemos hacer oídos sordos a las necesidades de los beneficiarios y por eso a veces tenemos ciertos riesgos, tomamos en cuenta uno a uno de los proyectos, no podemos tomar decisiones generales. En 2015 aprobamos 25,000 proyectos y por lo menos 1,000 tuvieron modificaciones… tratamos -a los beneficiaros- como se merecen para que se transformen en empresas más productivas y por ese motivo a veces nos jalan las orejas, pero creemos que estamos haciendo lo correcto.

Ponemos toda la atención a las recomendaciones de la ASF, tratamos de explicarles los motivos de que tengamos metas o indicadores que a lo mejor a ellos no les gustan tantok, pero consideramos que somos la institución que realmente conoce a las mipymes del país.

—¿Está fallando el control y la supervisión en el Inadem? Es el segundo año que lo señala la ASF.
No está fallando. Nosotros tenemos un número de proyectos reportados y de pronto sucede, por ejemplo en las convocatorias masivas en las que aprobamos un promedio de 15,000 proyectos, que muchas microempresas que participan, por alguna razón cambian su decisión de solicitar el recurso. El Consejo Directivo aprueba digamos 8,754 proyectos y cuando hay que firmas los convenios o entregar los recibos, muchas empresas se van quedando en el camino. El acta del Consejo dice que se aprobaron 8,754 proyectos, pero cuando se comprueba lo ministrado se percibe que en lugar de 8,754 fueron 8,628. Esa situación es perfectamente entendible para todo el mundo.

La ASF detecta eso y emite una alerta en la que nos dice que la información que le presentamos no es válida. Lo mismo sucede con la cuenta pública, nos hacen la auditoría en octubre o noviembre cuando los proyectos todavía no están cerrados y eso crea discrepancias que son objeto de observaciones sobre control y supervisión.

Tenemos un control absoluto en cada proyecto, pero los tiempos de los beneficiarios son distintos a los tiempos del año fiscal. El 29 de febrero terminamos de pagar los proyectos masivos, que fueron cerca de 15,000. El esfuerzo que hacemos para firmar convenios es muy grande… Queremos asegurarles que hacemos realmente un gran esfuerzo, que no tenemos problemas de control y supervisión en términos reales, pero en tiempo para los reportes sí estamos desfasados porque los emprendedores tienen necesidades muy específicas que debemos atender, si nos solicitan una prórroga ni modo de cerrarles la puerta.


—La ASF detectó un posible daño por más de $311 millones ¿habrá sanciones?
Un proyecto que debió cerrar el 31 de diciembre y al 2 de marzo no se ha cerrado genera un pliego de responsabilidades a servidores públicos que no lo han cerrado, esto no quiere decir que el procedimiento se concrete… hasta el momento tenemos todavía algunos pliegos que estamos cerrando, estamos cumpliendo con la normativa para que no genere en responsabilidades para los servidores y estamos avanzando bastante bien, lo que no quiere decir que en el futuro no pueda haber un funcionario que pueda estar involucrado en un tema de daño patrimonial, pero de momento lo hemos sorteado dando atención precisa a las necesidades de la ASF para no decretar el daño patrimonial.

—¿Cuándo responderán a la ASF?
Tenemos hasta la segunda semana de marzo. Trabajamos en un documento para presentar las evidencias que puedan ser consideras por la Auditoría y nos digan si fueron atendidas las recomendaciones o no están de acuerdo.

—La ASF también señala que se desconoce el impacto en productividad de las mipymes y emprendedores beneficiarios. ¿Han tenido impacto los recursos devengados?
El Inadem, en conjunto con la Secretaría de Hacienda, el Banco Mundial, Inegi y Bancomext realizamos el año pasado la Encuesta Nacional de Competitividad y Productividad de las Empresas (ENAPROCE), cuyo objetivo es justamente es comprobar el impacto generado por el FNE. Es la encuesta más grande del mundo, con 28,107 empresas consultadas y para las pymes tiene cobertura nacional.

Los resultados los daremos a conocer el abril y también los indicadores de productividad, por estado, sector, tamaño de empresa. Se comprobará que el Inadem fue la primera dependencia gubernamental que decidió medir la productividad total de los factores. Esto nos coloca como el país que más información tienen sobre las mipymes. Ya no son consideraciones de funcionarios o académicos, ya tenemos la evidencia dura de cómo estamos atendiendo a las empresa y seguramente habrá decisiones de política pública que habrán de tomarse.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario