Suman 13 granjas de Bachoco con influenza

Foto: Cuartoscuro

Productores de todo el país piden más control a las autoridades

Guadalajara, Jal. En Guanajuato, ya suman 13 las granjas de Industrias Bachoco afectadas por el virus de influenza aviar AH7N3, por lo cual se han sacrificado poco más de 735,000 aves para evitar que la enfermedad se disperse.

De acuerdo con el último reporte del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), se han inspeccionado 34 ranchos en todo el estado, pero el virus está contenido únicamente en los centros de producción de Industrias Bachoco.

Como parte del operativo de control y erradicación de la influenza aviar implementado, se han vacunado 1 millón 900,000 aves y se han analizado 2,700 muestras de laboratorio para constatar o descartar la presencia de la enfermedad.

El organismo desconcentrado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), destacó que, además de las vacunas que ya se aplicaron, se enviaron -adicionalmente- 20 millones de dosis para aplicar a las parvadas sanas como medida preventiva y “se contará con la cantidad necesaria del biológico veterinario”.

Exigen mayor control

Aunque el Senasica reiteró que se continúa extremando la vigilancia epidemiológica, así como el control en la movilización de gallinas, carne, productos y subproductos de ave, huevo, gallinaza y pollinaza, especialmente en los puntos carreteros que conectan a Guanajuato con Jalisco, San Luis Potosí y Querétaro, productores avícolas exigieron mayor rigor.

César de Anda Molina, vicepresidente de la Comisión Internacional del Huevo, advirtió que el virus de alta patogenicidad que ha afectado a las parvadas de Jalisco, Aguascalientes y Guanajuato “no hace caso de retenes ni de cordones y, ante cualquier error cometido, puede seguir brincando”.

Advirtió que “es imperativo” que las empresas avícolas tripliquen sus medidas de bioseguridad y, en particular, deben extremar iniciativas de control en la movilización de gallinaza y pollinaza, que son medios de contaminación.

[email protected]

CRÉDITO: 
Patricia Romo, El Economista